Marcela Mar en GENTE

La amante de El Capo Marlón Moreno habló para la revista GENTE en exclusiva desde un casino al norte de Bogotá. Esto fue lo que salió de esa especial y recordada sesión. Una chica de armas tomar. Marcela Mar nunca había hablado con otro medio de comunicación sobre cómo los narcos afectaron su vida (su padre murió asesinado por un mafioso).

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Por Francisco J. Escobar S.

Me va a morder, es inevitable. Nos miramos a los ojos por unos instantes, hombre contra bestia, bestia contra hombre, una lucha que se libra desde el comienzo de la humanidad. Gene Jackson 5, un gatito persa europeo de dos meses bautizado así en honor a Gene Simmons (líder de la banda Kiss) y al grupo que formó ‘Jacko’ con sus hermanos, me enseña sus dientes afilados. El pequeño tigre y yo estamos sentados en el sillón de la sala de la actriz Marcela Mar (su domadora) mientras ella se prepara un té chai en la cocina de su apartamento en Bogotá. Son las 8:35 de la noche. Hasta la sala llega el sonido del televisor que Emiliano (el hijo de 9 años de Marcela y su ex pareja, el actor Gregorio Pernía) ha encendido en una de las habitaciones. Los dos acaban de llegar del pueblo de La Vega (Cundinamarca), después de una larga jornada de grabaciones de la nueva serie del Canal RCN producida por Fox: El Capo.

Gene parece más calmado. Decido bajar la guardia. “¿Quieres un té?”, pregunta Marcela desde la cocina. Siento unos pequeños colmillitos tratando de penetrar la piel de mis manos, el tigre atacó. Lo sabía. “¡Geeeeneeee, no más!”, grita la Mar, que acude rápida, lo baja del sillón y lo mira como una leona. Él hace un gesto tierno como de Tiger (el tigre de Winnie the Pooh). Explica que aunque el gatito tiene dos meses lleva con ellos tan sólo 15 días. “¿Hablamos de El Capo?”, pregunta con cara de cansada. “Hoy completé dos semanas grabando una secuencia complicada en la que estoy encerrada con la esposa del capo. Ambas estamos esposadas. Hay mucha angustia y tensión en las escenas porque, aunque todo el relato se desarrolla en el mundo del narcotráfico, la historia es, en esencia, la de un triángulo amoroso y en ese triángulo yo soy Marcela Liévano, la amante del protagonista (Marlon Moreno). Ha sido duro e interesante interpretar a una mujer así”.

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Y también ha sido doloroso. “Me ofrecieron el papel y tuve que pensármelo más de dos veces porque a mí me ha tocado la mafia de frente. Cuando tenía apenas 8 años el narcotráfico mató a mi papá, Alejandro Gardeazábal. Él era un joven comerciante de clase media que se enamoró de la mujer de un narco y esa fue su condena. Yo repudio todo lo que tiene que ver con ese mundo, con su estética, con los antivalores que ha sembrado en nuestra sociedad, es asqueroso, así que me preguntaba si me interesaba entrar en la historia que me proponían. La muerte de tu padre te marca de por vida”.

Marcela aceptó el papel y empezó a conocer ese universo que tanto detestaba. Tuvo que grabar en escenarios que le produjeron sentimientos encontrados, como en la Hacienda Nápoles, el que fuera el fortín del mafioso Pablo Escobar. “Fue aterrador estar en ese lugar donde él llevaba a Virginia Vallejo, a las modelos, a las reinas y a los políticos colombianos, el mismo sitio donde se cocinaron tantos atentados. Ahí pude ver lo loco que es este país: ¡Nápoles es hoy como un Mundo Aventura al que la gente lleva a sus hijos los fines de semana! Me impactó. Yo no logro entenderlo”. Tampoco puede comprender cuando le preguntan que por qué se lleva a la televisión otra historia de narcotraficantes. “¿Qué tal? ¿Cómo que por qué? Señores, eso lo llevamos por dentro. El tema del narcotráfico es como nuestra guerra de Vietnam, nuestra Segunda Guerra Mundial, nuestro Holocausto. ¿Por qué en España siguen viéndose historias del franquismo? ¿Por qué en Alemania siguen haciendo películas del nazismo? Hombre, eso es lo que somos y por eso nos duele tanto”. Esas historias hay que verlas en la pantalla así resulten molestas, así remuevan tristes recuerdos. “Un país sin memoria es un país que se repite eternamente. No podemos seguir hablando de lo felices que somos como si aquí no pasara nada”.

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Le encimo el huevo / Marcela le da un sorbo a su té chai, se para de su silla: “Lo siento, no me puedo quedar quieta, soy así. Me aburro rápido”, se agacha a regañar a Gene quien intenta hacer pipí lejos de su arena vital. Lleva unos jeans gastados que ocultan sus piernas entrenadas y en forma (en las fotos con GENTE queda comprobado que la chica va al gimnasio), una camiseta roja y unas botas reebok blancas. La actriz de Espérame al final (serie dirigida por Pepe Sánchez en la que participó a los 12 años), ‘la más’ de Todos quieren con Marilyn y la mujer violada de la película Satanás, habla con determinación, deja claro qué le gusta y qué no, tiene carácter: “¿Para qué quieres saber mi fecha de nacimiento? ¿Para qué? ¿Me quita o me pone algo que te diga en qué año nací?”, no intenta ser cortés ni quedar bien en cada respuesta. Pero puede ser terriblemente divertida. De eso se dio cuenta el escritor y presentador peruano Jaime Bayly cuando la llevó a su programa de entrevistas y Marcela aprovechó cada respuesta para tomarlo del pelo. “Yo sabía que él era muy montador, así que llegué al plató con patada de antioqueña (ella es bogotana). Se rió mucho conmigo”. Si quieren ver a Marcela explicándole a Bayly qué significa la expresión tan colombiana de “le encimo el huevo”, vayan a YouTube (escrito pierde su gracia).

Aunque no es científica (es actriz de raza, desde los 8 años está interpretando) tiene teorías que vale la pena tener en cuenta. “A mí me mortifica que las películas colombianas tengan un contenido sexual tan alto. Es como si nuestro país no hubiera encontrado su tranquilidad sexual, ¿no? Mi personaje en El Capo es muy sexual porque es su amante, pero ese tema, el de la obsesión por el sexo en el cine nacional me hace cuestionarme mucho. Estamos muy preocupados por los desnudos. Siento que no hay una tranquilidad sexual en Colombia”, mira al vacío, piensa en lo que dijo y suelta una carcajada: “¡No hay tranquilidad sexual!”.

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Fotografía: Ricardo Pinzón / © Revista GENTE

Un pedazo de carne / No se siente cómoda exhibiendo su anatomía en las revistas, “respeto a las que se han desnudado, seguro tuvieron razones para hacerlo, pero yo por ahora no las tengo”. ¿Segura? Le recuerdo que, junto a varias colegas actrices, le prometió a una publicación para hombres que posaría sin ropa si en el Congreso es tenido en cuenta su proyecto ley que busca “una remuneración por comunicación pública a los artistas intérpretes o ejecutantes de obras y grabaciones audiovisuales”. Que lo explique Marcela: “Es hora de remediar esta injusticia que se comete hace muchos años. Los lugares públicos en donde hay televisores y se exhiben nuestras producciones audiovisuales, llámense telenovelas o películas, se lucran de ellas porque les sirven para entretener al público que va al lugar. Eso deberían pagárnoslo, como se hace en otros países. En Europa funciona así. No hablamos de regalías por ventas al exterior ni por repeticiones. Eso es otra cosa”. Es decir, se trata de una especie de Sayco-Acinpro para los actores. “Sí, más o menos es eso”. Y por esa causa sí se quitaría la ropa. “Si me toca quitarme la camiseta por el gremio lo voy a hacer. La española Pilar Bardem nos dijo: ‘ustedes no tienen nada, así que no tienen nada que perder’. ¿Y yo qué tengo? ¿Las tetas? Con los años se me habrán caído y no me importa, a mí la cabeza me va a durar mucho más. ¿A quién le importan unas tetas? ¿Eso es lo que quieren? Pues ahí les doy su pedazo de carne para que den lora, pero a mí denme un derecho que es fundamental, porque yo vivo de esto. No soy ni odontóloga, ni siquiera escribo, yo soy solamente actriz. No me voy a resignar sin dar la lucha”.

El tigre Gene Jackson 5 ha vuelto al sillón. Marcela lo vigila con su mirada de leona para que no vuelva a atacar. Ya no le queda té en la taza. Es tarde, hora de marcharse. Antes le pregunto por el triángulo de la discordia: Chávez-Uribe-Correa. “No voy a sentar mi posición política al respecto, me meto en terrenos peligrosos, qué puedo agregar: ¡esto es un circo, hermano!”. De bajada, en el ascensor, reviso las marcas que me dejó Gene. Estornudo. Soy alérgico a los gatos pero no lo dije, es mejor no mostrar debilidad ante la amante de un capo.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Marcela Mar en GENTE

  1. Dafne77

    “Tampoco puede comprender cuando le preguntan que por qué se lleva a la televisión otra historia de narcotraficantes. “¿Qué tal? ¿Cómo que por qué? Señores, eso lo llevamos por dentro. El tema del narcotráfico es como nuestra guerra de Vietnam, nuestra Segunda Guerra Mundial, nuestro Holocausto”

  2. Dafne77

    “A mí me mortifica que las películas colombianas tengan un contenido sexual tan alto. Es como si nuestro país no hubiera encontrado su tranquilidad sexual, ¿no? Mi personaje en El Capo es muy sexual porque es su amante, pero ese tema, el de la obsesión por el sexo en el cine nacional me hace cuestionarme mucho. Estamos muy preocupados por los desnudos. Siento que no hay una tranquilidad sexual en Colombia”, mira al vacío, piensa en lo que dijo y suelta una carcajada: “¡No hay tranquilidad sexual!”.

  3. Totalmente de acuerdo cuando dice que en nuestro pais no hay tranquilidad sexual, cuando se empezo a hablar de sexo en nuestro pais las personas confundieron sexualidad con negocio, y lo digo porque hasta para promocionar un esmalte para uñas tiene que salir una mujer desnuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s