Rafael Pardo / Perfil / Gente

Hace algunos meses publicamos en la Revista GENTE este detallado perfil del en ese entonces precandidato del partido Liberal que estaba seguro que ganaría la consulta interna de su partido. Rafael Pardo tenía toda la razón para ser optimista. Las votaciones lo respaldaron y hoy es el candidato liberal que luchará por ser presidente de Colombia. Seguimos con nuestra serie de perfiles políticos, porque todos necesitamos y tenemos el derecho a saber quiénes son, qué piensan, qué han hecho los líderes políticos que competirán contra la maquinaria uribista en las próximas elecciones.

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Por Viviana Pineda Hincapié

Llega con traje negro, camisa blanca (como se lo había sugerido el fotógrafo) y la corbata en la mano. Saluda con acento cachaco y su tradicional “quiubo”. Le preguntan qué quiere escuchar mientras le toman las fotos, él toma el iPod y empieza la búsqueda. Se decide por Bob Dylan y se sienta en una silla a esperar órdenes. “Ayúdenme a que se ría”, pide el hombre detrás de la cámara y el precandidato presidencial, célebre por su timidez y seriedad, dice: “Como están las cosas en este país queda difícil reírse”. Su campaña para ser candidato por el Partido Liberal coincidió con el escándalo de las ‘chuzadas’ del DAS y esto lo ha obligado a endurecer más el tono fuerte que ha usado contra el gobierno desde la promulgación de la Ley de Justicia y Paz. “Esta ley genera condiciones para crear una alianza entre grupos políticos y paramilitares”, dijo en ese momento. Ahora es protagonista por las ‘chuzadas’ telefónicas ilegales. Él es una de las víctimas y por eso exige con autoridad que se conozca quién es el ‘Montesinos colombiano’. Son las 10 de la mañana y este bogotano se ve fresco, “siempre he tenido trabajos tan duros que cómo voy a salir riéndome”, bromea. Se ve distinto a ese Rafael Pardo de gafas gruesas que salió en los noticieros el pasado 27 de abril leyendo un denso discurso sobre la desigualdad en Colombia, en el lanzamiento de su campaña. Parecía más un profesor universitario –como lo fue en los 80–, que un político de trapo rojo. “Es que es profundo y enredado, se ve como con pereza”, dice el publicista Fernando Sánchez. Y tiene razón, aunque Pardo posee la preparación sufi ciente para ser un jefe de Estado (tiene una excelente hoja de vida. Estudió planeación urbana en el Institute of Social Studies en Holanda y relaciones internacionales en Harvard) no logra transmitir pasión cuando habla de lo que quiere hacer con el país. Algunos atribuyen esto a su timidez y otros a que este uniandino se ha movido siempre entre la academia y la política.

Pardo conserva intacto su lado académico y prepara un discurso como si fuera una clase. “Cuando vamos al centro comercial, las niñas y yo sabemos que tenemos que tomarnos un café o ponernos una cita dos horas después, mientras el señor Pardo escoge los libros que va a comprar”, cuenta su esposa Claudia de Francisco. De la misma manera, cuando sale de viaje les guarda espacio en la maleta y es el único bien material que cuida y conserva. Además ha escrito unos cuantos de historia y conflicto. “Uno es la historia de las guerras que es tan largo, que él le da las gracias a los amigos que lo tienen. No por comprarlo sino por leerlo”, cuenta el senador liberal Luis Fernando Velasco. Pardo escribió ese libro sentado en el borde de una silla mientras Cristina, la menor de sus tres hijas, le pegaba en la espalda hojas de papel en las que ella pintaba mientras él tecleaba en el computador. Llega la hora de la entrevista y Pardo utiliza un término de ministro de Defensa: “¡dispare!”. ¿Se ganó enemigos al salirse del Uribismo? (él acompañó a Uribe en su primera campaña y se distanció después). Mira hacia arriba y dice un “sí”, con rápido suspiro incluido. “La mayor parte de mi imagen negativa se debe a eso”, afirma

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Acusación insólita

Pero el efecto de esa decisión parece ir mucho más lejos. El 17 de enero de 2006, en plena campaña presidencial (Pardo competía con Horacio Serpa), Juan Manuel Santos, el hoy ex ministro de Defensa y en ese entonces presidente del Partido de La U, lanzó una insólita y sorprendente acusación. Dijo que Pardo orquestaba una alianza con las Farc para evitar la reelección del primer mandatario. Esta versión sería respaldada por Luis Carlos Restrepo, ex comisionado de Paz (hoy a la cabeza del Partido de La U). Días más tarde, cuando el daño ya estaba hecho, el propio Álvaro Uribe se retractó de esas declaraciones de su gobierno, porque “no lo podía probar”. Sin duda, ese ha sido uno de los momentos más duros para la familia Pardo, porque el ‘papá’ ha sido un gran perseguidor de las Farc (fue quien ordenó el bombardeo a Casa Verde en 1991) y por la cercanía de Santos con su familia (los hijos de Santos eran amigos de las hijas de Pardo). “Lo afectó mucho. No fue un tema fácil. Lo procesamos, lo superamos pero jamás lo entenderemos”, dice Claudia de Francisco a GENTE. Sus copartidarios también le cobran ese desliz. Hace poco en una reunión política el senador Velasco le dijo: “Usted acompañó a Uribe con su estatuto antiterrorista y si la Corte Constitucional no lo anula, hubieran sido legales las ‘chuzadas’ que le hicieron”.

Sin embargo, Pardo asegura que tomó la decisión correcta. “La política ha caído en un nivel en que la corrupción es uno de los elementos determinantes a la hora de hacer política. Uribe empezó diciendo que iba a combatir la politiquería y la corrupción, pero terminó acostándose con ellas en la misma cama”, sostiene.  Para él, esa interacción con otros partidos hace parte de ser liberal. Pardo defi ende la legalidad de la dosis personal, el aborto, las uniones entre parejas del mismo sexo pero ser liberal también es “tolerar las ideas ajenas”. De hecho su señora es conservadora. “Manejamos eso con mucho respeto y mucho humor. Cuando Carlos Ossa y Andrés Pastrana se lanzaron a la Alcaldía de Bogotá, dividimos el apartamento en dos, él me ponía afi ches rojos en el comedor y yo le ponía banderas azules en la sala”, cuenta De Francisco. Estuvo bastante sonriente en la sesión de fotos de GENTE, incluso al hablar de temas espinosos como su trabajo de asesor de paz. “Una vez estaba en La Españolita, un restaurante, reunido con una gente del EPL. Cuando acabamos, el tipo me dijo que debía irse 10 minutos antes que yo, por seguridad. Y así fue, pero poco a poco el restaurante se quedó vació y a mí me pasaron toda la cuenta. Todos eran del EPL”. Sonrisa, no carcajada, y foto.

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Rafael Pardo / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE

Los días de mochila

Rafael Pardo empezó su carrera pública de bluyín y mochila. Se encontró con la política en el Centro de Estudios Regionales de la Universidad de los Andes, junto a sus compañeros ocasionales de almuerzo: César Gaviria, Miguel Silva, Carlos Ossa, Luis Fernando Alarcón y otros académicos que fueron convocados por el gobierno de Virgilio Barco, y que lo arrastraron para implementar el Plan Nacional de Rehabilitación, un programa que quería llevar desarrollo a los municipios más pobres de Colombia. Recorrió más de trescientas poblaciones del ‘otro país’. Después fue asesor de paz en exitosos procesos como el del M-19, el EPL y el Quintín Lame. Y luego fue el ministro de Defensa (el primer civil en ocupar ese cargo) que persiguió a Pablo Escobar hasta su muerte, tarea que terminó con el rompimiento de una de sus aortas, “casi me muero”, confi esa. El ex ministro recuerda esos días como los más tensos de su vida. Estaba siempre pendiente de Escobar, de que le fueran a poner una bomba, de que mucha gente podía morir.

El incidente médico vendría después de la muerte del capo, como una resaca que le cobraba los abusos. “Yo iba con las luces bajas, como los carros, después de esto aprendí a tener las luces altas”. Se reafi rmó en sus prioridades, en su deseo de hacer política y en el amor por su familia. Dicen que desde eso se volvió más tranquilo, aunque en realidad nunca ha sido tan complicado. “Iba a los campamentos y hacía la fi la para comer como todos”, recuerda Otty Patiño ex militante del M-19, quien vivió de cerca la mediación del entonces enviado de Barco. Esa sencillez que lo caracteriza se la atribuyen a que era el menor de la familia. Tiene dos hermanas mucho mayores que él, que se casaron e hicieron su familia. Sus padres murieron cuando él tenía unos 20 años así que tuvo que acostumbrarse a ser muy independiente. Aunque sus amigos más cercanos aseguran que se ha ido complicando y que para no engordarse (no es un buen deportista) almuerza ensaladas y toma té verde. Después de una decena de preguntas su Black Berry (es adicto al Chat del aparatico) empieza a vibrar. Las respuestas se hacen más cortas y técnicas. “No están dadas las condiciones para negociar con las Farc… vamos a dar oportunidades a los ex combatientes, incluidos los que han prestado servicio militar… vamos a hacer planes de rehabilitación en las zonas de confl icto… hay que reinventar un sistema de gobierno local en el que alcaldes y concejos no se necesiten…”. No más fotos. No más preguntas. Pardo se va para seguir con su rutina de reuniones en las que, seguramente, le va mejor que dando discursos.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Rafael Pardo / Perfil / Gente

  1. HOLA SEÑOR PRECIDENTE ESTA VA PARA USTED CONOCES ORITO PUTUMAYO YO CREO Q SI VERDAD SABIA USTED Q LA POLICIA NACIONAL ANDA ENBOLUCRADA CON LOS PARACOSYO SI LO SE PUES AMI ME ESTRAÑA Q LOS BERDUGO PARAS ANDA COMO PERROS POR SU CASA MATANDO PERSONAS INOCENTES COMO ES ESO SEÑOR PRECIDENTE EL SEÑOR LIBIO NN… ERA MILICIANO TUMBA TORRES DEL COPETROL MATA NDO CAMPESINOS QMANDO ELUDUCTOS DEL MISMO Y AHORA ESTA DE JEFE DE UNA VANDA DISQUE PARACOS Y PIDIENDO LA VACUNA POR ENCIMA DE LOS POLICIAS Q PASA CON NUESTRO PUEBLO Q ESTA EN MANOS DEL MATON OLIBIO TERRORISTA MILICIANO ANTES VIVIA EN EL CRUCE A HORA VIVE EN EL BARRIO UNION DE ORITO PUTUMAYO Y LA FUERSA PUBLICA DONDE ANDAN LOS DE LA SIGIL CLARO EN COMPINCHE PREGUNTE SEÑOR PRECIDENTE QUIEN ES EL SEÑOR LIBIO Q ANDAN QUERIENDO QUITARLE EL TRONO OK

  2. Pingback: Gustavo Petro / Perfil « Revistagentecolombia's Blog

  3. Pingback: No habrá reelección de Uribe « Revista Gente Colombia / Blog

  4. LUIS BETANCUR

    SEÑOR CANDIDATO PRESIDENCIAL RAFAEL PARDO TENGO UNA INQUIETU SE MUY POCO DE HISTORI POLITICA PERO ESCUCHANDO UN PROGRAMA QUE ABLA DEL SEÑOR JAIME PARDO LEAL MILITANTE DE IZQUIERDA QUISIERA SABER QUE VINCULO FAMILIAR TIENE USRED CON EL MUCHAS GRACIAS Y PERDONE SER TAN METIDO PERO PARA SER SEGUIDOR DE ALGIEN Y PODER DAR MY VOTO ELECTORAL DEBO SAVER EN QUIEN DEDO CONFIAR ADIOS

  5. favor enviar la foto tomada en la ciudad e tunja aspecto sexo masculina camisa negra rayas blancas pantalon negro sitio plaza de bolivar de tunja dia de la reunion politica en el hotel hunza con las todos liders politicos de boyaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s