Gustavo Petro / Perfil

En el número de mayo de la revista GENTE publicamos un detallado perfil del hoy candidato único del Polo Democrático, Gustavo Petro. Muchos dudaban de que pudiera ganar la consulta de su partido, pero lo hizo y ahora, a pesar de que no tiene el camino despejado (no se lo están haciendo fácil), Petro puede decir que ya dio un gran primer paso hacia sus aspiraciones presidenciales. Los dejamos con el texto de la edición impresa sobre Gustavo Petro. Es importante conocer a los líderes que estarán luchando por la presidencia de Colombia. Además del perfil de Petro, pueden consultar en este blog de GENTE los de:

Sergio fajardoRafael PardoJuan Manuel Santos

Andrés Felipe AriasNoemí Sanín

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Por Viviana Pineda Hincapié

Un soldado lo agarró del pelo y lo sacó del hueco donde estaba escondido. Entre varios lo cogieron a patadas, lo encapucharon y lo arrastraron por las calles destapadas del barrio hasta la plaza de Zipaquirá por ser guerrillero del M-19. Era agosto de 1984 y reinaba el Estado de Sitio, un estado de excepción para los tiempos de guerra más dura. Lo torturaron durante una semana en la Escuela de Caballería de Bogotá, lo encarcelaron, recuperó la libertad y volvió a la clandestinidad por varios años. Sobrevivió para hacer parte de la Asamblea Constituyente de 1991, para denunciar las alianzas de políticos de todo el país con los paramilitares y para ser uno de los mejores congresistas de Colombia, según sus propios colegas. Pero ahora, cuando decide lanzarse a la Presidencia, vuelve a recibir palo. Desde la extrema derecha le dicen que tiene las manos manchadas de sangre, que es un payaso, un guerrillero de cafetería, lo espían, amenazan de muerte a su familia, lo insultan en la calle; y desde la izquierda radical pretenden anularlo: su jefe político le dijo que sufría del síndrome del converso, y su partido cada vez lo aísla más. Pero él insiste. ¿Podrá sobrevivir también esta vez?

De niño, Gustavo Petro Urrego se arrastraba en costales por las montañas de Zipaquirá, el pueblo al que llegó cuando tenía 10 años (nació en Ciénaga de Oro, Córdoba, en 1960 y vivió sus primeros años en Bogotá). Se imaginaba que estaba sobre un trineo y no le importaba si se ensuciaba la ropa. En esos mismos terrenos construiría un barrio años más tarde y allí sería atrapado por el Ejército. Años después un celador de una universidad le confesó que él era el soldado que lo sacó de su escondite y que ese mismo día fue despedido porque la orden era lanzarle una granada de inmediato y él no fue capaz de hacerlo.

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Su mayor logro es estar vivo gracias a una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), por eso llegar a la Presidencia no le parece una utopía tan grande como se lo quieren hacer ver las encuestas. El sigue en su lucha, en sus denuncias. Como que contratistas del Estado entregaron más de dos mil millones de pesos para financiar el referendo con el que se busca una segunda reelección del presidente Uribe, o que Tomás Uribe estuvo en la reunión donde se acordó la construcción de la doble calzada para valorizar sus terrenos en Mosquera.

Cuando divisa su sueño de ladrillos desnudos en las calles que él mismo trazó con la ayuda de estudiantes universitarios nada le parece imposible. Desde el Alto de la Cruz, un mirador del sector, recuerda que con sólo 23 años él hizo una revolución. “El papá vuelve a la casa”, le dice una mujer mayor con los brazos abiertos. Lo abraza, lo besa y le pregunta a ‘Gustavito’ por qué no había vuelto. Con ese paisaje, dice que pese a que el Polo no lo apoya en su propósito de hacer un pacto democrático con otras fuerzas políticas para lanzar un candidato a la Presidencia que le pueda competir a Uribe, él planea su campaña. “Estoy consiguiendo la plata y el equipo de publicidad. Quiero acondicionar una chiva (o un bus de palito como le dicen en mi tierra) como la ‘chiva democrática’, donde habrá computadores con Internet y asesores jurídicos para llevar la tecnología y el conocimiento por toda Colombia”.

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

No cambiaron los sueños

“Hace mucho no venía y nosotros seguimos teniendo muchas necesidades”, lo acusa una anciana de gorro de lana y bastón de madera. Petro reconoce ese descuido. “No mantuve el esfuerzo que hice y el barrio ha retrocedido, la drogadicción se apoderó de él”, dice, después de escuchar a decenas de adultos que salen de cada esquina luego de que vieron pasar las dos camionetas y las dos motos que siempre acompañan al senador del Polo. “Los jóvenes no me conocen, no saben lo duro que fue construir todo esto”, se lamenta Petro, que ha llevado a sus cinco hijos a conocer el barrio Bolívar 83. Se arrepiente de haberse alejado del pueblo, aunque sabe que tenía que hacerlo para lograr otras cosas: como diplomático de Derechos Humanos de la embajada de Colombia en Bélgica, logró que la justicia europea condenara en 2001 al ex embajador, Carlos Arturo Marulanda, por vínculos con los paramilitares. Luego tomó el toro por los cuernos en las primeras denuncias de parapolítica.

Hoy su discurso ha evolucionado. “No basta con ser un individuo para ser ciudadano. Es necesario saber que se poseen unos derechos”, afirma. Por eso su propuesta presidencial está basada en democratizar el saber, el capital y la tierra. El saber, creando tres años más de educación, de tipo universitaria, pero en los colegios. El capital, por medio del crédito, y la tierra la sacará de las cerca de tres millones de hectáreas que ha incautado el gobierno a la delincuencia. “Con estas tres cosas uno le da poder a los colombianos, los vuelve ciudadanos, y un ciudadano con poder no le entrega su poder a la mafia”.

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Fotografía Pilar Mejía © Revista GENTE

Pero así como las señoras del barrio dicen que él ha cambiado, los medios le han endilgado un giro hacia el centro y le han criticado fuertemente algunas de sus actuaciones, como el voto por el actual procurador Alejandro Ordóñez. “Petro no conoce límites cuando se trata de lograr un triunfo, aunque acabe devolviéndosele”, escribió el columnista Daniel Coronell. Frente a eso, Petro se mantiene en su posición y dice que no se arrepiente de su voto. “Yo no puedo señalar a alguien por ser católico, yo estudié en un colegio religioso. Yo entré a la izquierda por admiración a San Francisco de Asís. Eso sería irme en contra de la diversidad y el pluralismo que defiende la izquierda democrática”. Ahora los ataques vienen de su propio partido. Sus compañeros del Polo se burlaron de él por pedir una felicitación a las Fuerzas Militares por la Operación Jaque. Tampoco encontró apoyo cuando les pidió que se manifestara públicamente en contra de las Farc, después del asesinato en cautiverio de los 11 ex diputados del Valle. “Petro fue guerrillero y quiere convencer a todo el mundo de que nada tiene que ver con las armas”, dijo en ese momento Carlos Gaviria, presidente del Polo. “Soy un hombre de izquierda contemporánea, nunca me sentí identificado con la izquierda tradicional, nunca pertenecí al Partido Comunista ni al Moir”. Se saltó a Marx y en su adolescencia, mientras estudiaba en el mismo colegio del que salió el Nobel Gabriel García Márquez, prefirió leer a los filósofos inspiradores de la Revolución Francesa. Hoy está amenazado por las Farc que lo califican de blando.

Pero él sigue adelante. Los retos que lo esperan no le causan temor, ya ha pasado por muchos, la tortura fue el más grande, y de él no le quedaron resentimientos. Ahora como senador podría averiguar quiénes estuvieron involucrados pero no quiere hacerlo. “Ellos ahora tienen nietos que merecen ser acariciados por sus abuelos” y lo entiende, “en La Vorágine hay una frase que dice; ‘Antes de que me hubiera apasionado por mujer alguna jugué mi corazón al azar y me lo ganó la violencia’. Yo conocí primero el amor por la mujer, pero entiendo que en este país hay muchos que conocieron primero la violencia”.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

8 Respuestas a “Gustavo Petro / Perfil

  1. Jairo Jiménez González

    Este es el COLOMBIANO,que identifica la berraquera,ingenio,inteligencia,acción,intrepido y social que hay en el fondo de la mayoria de COLOMBIANOS.De la ilegalidad de donde era posible lograr resultados en la guerra a los politicos CORRUPTOS,paso a ser un protagonista legal, de la constitución del pueblo en el 91(Ya amnistiado)Hoy en dia afortunadamente por cuenta de los radicales,comunistas que persisten en segregar a PETRO en el camino a la PRESIDENCIA,entendemos los que lo seguimos que el camino al fúturo esta en reconocer lideres Colombianos honestos y sociales y no seguir el modelo de PARTIDOS CORRUPTOS que avalan politiqueros similares.

  2. YURI ACUÑA AMAYA

    Lo valioso en esta coyuntura política es que sea GUSTAVO PETRO el candidato a la presidencia de esa gran convergencia política que se requiere para derrotar electoralmente y por la vía democrática al candidato de las MAFIAS Alvaro Uribe Vélez; quienes votamos por él y lo apoyamos, no aceptariamos que PETRO sea un simple gregario aportador de votos para que otro llegue a la Casa de Nariño.

  3. José Sánchez

    Hola: una corrección y un dato curioso:

    Gustavo no fue constituyente del 91.

    Nació el 19 de abril, como el M-19

  4. uuuff ps me parese q vas r bn pero todos son palabras bn nd se puedede creer

  5. Alfonso Rubio

    Sr. Petro, con todo respeto, de ser usted presidente utilizará el perdón con nuevas reglas de justicia y equidad social para producir el cambio de conciencia necesario en aquellos que han asumido la violencia guerrillera y paramilitar? cual es su plan democrático para el reencuentro del pueblo colombiano? qué tan cerca o lejos está del socialismo de Chávez? que siente en su corazón cuando alguien dice que Ecuador y Venezuela limitan con las Farc y no con Colombia?

  6. Pingback: No habrá reelección de Uribe « Revista Gente Colombia / Blog

  7. carina valero gonzalez

    Doctor Gustavo Petro, con todo respeto, quiero decirle que usted es un candidato perfecto y necesario para este pais en estos momentos en que Colombia se esta yendo a un abismo total de violencia, donde el rico cada dia es mas rico y el pobre cada vez mas pobre, donde hay una educacion sin recursos, una seguridad social de perros, ecetera, me gusta mucho su plan de accion, es por eso que lo voy a apoyar, y por otra parte lo admiro mucho y presonas como usted es que este pais nacesita. gracias

  8. mincho

    para mi es muy claro nunca votarìa por un tipo que estuvo en la gueerrilla y que tanto dolor le causó al país.
    Hay que votar por alguien que genere empleo, que no diga cuantos, pero que cada dia de su gobierno trate de buscar empleo, que combata firmemente a la guerrilla, si no hay guerrilla los campesinos pueden volver a trabajar a sus tierras. Lo demas viene por añadidura. Mejor dicho el que sea menos petro!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s