Johnny Depp / Exclusivo en GENTE

De acuerdo con la revista People el actor Johnny Depp es el más sexi del mundo. Aunque a él le importe un pito lo que escriban las revistas de entretenimiento, a sus fanáticas sí que les importa todo lo que pase con Mr. Depp. El próximo año lo veremos en Alicia en el país de las maravillas (dirigida por su amigo Tim Burton) y este año lo vimos en Enemigos Públicos. Nuestro corresponsal en Los Angeles lo entrevistó en exclusiva para GENTE. El artículo fue publicado en nuestra edición de Agosto de 2009.

Por Mario Amaya / Especial para GENTE / Los Angeles

Foto: cortesía Universal Studios

¿Vacaciones? Por ahora Johnny Depp (Kentucky, 1963) no puede pensar en tomarse un merecido y largo descanso. Termina de rodar una cinta y al día siguiente hay otro set, otra producción esperándolo. Tiene por delante la cuarta parte de la saga Piratas del Caribe, la nueva película de Emir Kusturica (en la que encarnará a Pancho Villa), el filme del programa de televisión El llanero solitario y casi una decena más de películas que se estrenarán o se rodarán en los próximos dos años.

El actor que se resiste a creer que es uno de los más sexis del planeta (“con 46 años no se puede ser un sex symbol”, afirmó hace algunos días), el niño consentido de Tim Burton –con quien acaba de trabajar en Alicia en el país de las maravillas– interpretó al legendario atracador John Dillinger en la película Enemigos íntimos, dirigida por Michael Mann. No fue un simple ladrón. En los años treinta, en plena Gran Depresión gringa fue visto por muchos como un héroe. Así lo explica Depp en el comienzo de nuestra entrevista.

Foto: cortesía Universal Studios

–GENTE: John Dillinger, con sus fechorías, era visto por la gente como una especie de estrella de rock, ¿por qué esa fascinación por él?

–Es cierto. Como a los diez años también sentí esa fascinación por Dillinger, la misma que sentiría por Charles Chaplin o Buster Keaton. Tiene mucho que ver con mi familia y la forma como me criaron. Mi abuelo, al que fui muy cercano cuando era un niño, en alguna ocasión tuvo que huir de la justicia. Lo mismo mi padrastro, que fue un bribón y estuvo en la prisión de Statesville, que sirvió de locación para esta película. Los admiro a ambos, estoy orgulloso de ellos, tuvieron que hacer lo que hicieron para sobrevivir y creo que de ahí pudo salir la inspiración para que yo interpretara a Dillinger.

–GENTE: ¿En qué se identificaba con él?

–En Kentucky, donde pasé mi niñez, aprender a manejar armas era algo tan normal como jugar a la pelota. A los seis o siete años yo ya podía disparar dos o tres tipos de pistolas de calibres diferentes. Pero te acercabas a las armas con respeto, no con maldad. Dillinger, al parecer, robaba con la intención de ayudar a los necesitados, algo muy valorado en los años treinta, en el período de la Gran Depresión en Estado Unidos.

–GENTE: Esa década fue muy dura…

–Pienso que en los años treinta cada persona estaba menos sujeta a los compromisos de la sociedad. Cada cual podía ser lo que quería sin la atadura social. Pero ese valor individual comenzó a diluirse en la década de los sesenta. Los treinta fueron un período duro, pero tenían clase, un estilo hermoso en todo sentido: arquitectura, moda, maquillaje…

–GENTE: John Dillinger era un gángster atípico. No fumaba, tomaba poco y parece que el único mal hábito que tenía era robar bancos. ¿Cuál es el suyo?

–¿El mío? ¡Robar bancos! (risas). Malos hábitos… Hmmm… no fumo desde hace dos años y medio. Dios, ¡voy a tener que empezar a desarrollar un nuevo mal hábito! Tendré que trabajar en eso.

–GENTE: Se dice que Dillinger comenzó su carrera criminal a los doce años de edad. ¿Recuerda qué estaba haciendo a esa edad?

–Por supuesto, para mí los doce años fueron la edad mágica en que descubrí la guitarra. Pude tener una propia y aprendí a tocarla. No tuve pubertad, me encerré de los doce a los quince años en mi habitación a tocar guitarra. Encontré por casualidad un libro de acordes de Mel Bay con ilustraciones en las que se explicaba cómo poner los dedos en los trastes del instrumento y no recuerdo haber hecho nada más. Esa fue mi actividad criminal en esa época.

Foto: cortesía Universal Studios

–GENTE: Muchos actores coinciden en que quieren tener una carrera como la suya. Pero usted ha elegido algunas cintas difíciles, lejanas al gran público…

–Que los proyectos en los que he participado hayan llegado de esa manera ha sido, en parte, cuestión de suerte. No puedo decir que lo que he logrado no me lo trabajé, pero también mis logros se deben a tener amigos como el director Tim Burton, quien me dio su apoyo cuando nadie creía en mí. Así sucedió con el filme Sleepy Hollow. Los estudios Paramount no me querían en él, pero Tim insistió en que yo era la persona ideal para el papel. Peleó por mí y eso cambió radicalmente el rumbo de mi vida como actor.

–GENTE: ¿Se ha equivocado al elegir algún papel?

–Todos nos equivocamos en alguna oportunidad y hay que aceptarlo. He hecho algunas burradas, pero qué, ¿acaso no las hacemos todos?

–GENTE: ¿Les permite ver a sus hijos las películas en las que ha actuado o considera que aún son muy chicos?

–Mi hija, Lily Rose, ya tiene diez años de edad y siempre me pregunta que si puede ver la película en la que trabajé, pero, por ejemplo, no sé cuándo vaya a poder verme como Dillinger en Enemigos públicos. Con mi hijo Jack vimos hace poco El joven manos de tijeras y salió llorando, aún está en el proceso de aprender a evaluar personajes.

–GENTE: Tiempo atrás usted compró una isla en las Bahamas, un refugio para su familia, si se puede llamar así. ¿Por qué hizo esa inversión?

–Como casi todo en mi vida la compra de la isla llegó por casualidad. Estaba terminando de rodar Secret Window y en la preparación de la primera parte de Piratas del Caribe quise tomarme unas vacaciones con mi esposa Vanessa Paradis y mis niños. Un conocido nos comentó de la isla en venta. Llamé a mi administrador de negocios y le dije, vamos a verla, me parecía el momento indicado para adquirir algo que tuviera relación con el nuevo proyecto en el que me estaba metiendo y con su personaje Jack Sparrow.

Foto del filme Alicia en el país de las maravillas (2010)

–GENTE: Y la compró…

–Yo sé que a la gente puede parecerle un lujo exagerado o algo extravagante, pero no lo es. Para mí la isla es un oasis de sencillez en el que mi familia y yo podemos ser nosotros mismos sin estar pendientes de si alguien nos está apuntando con una cámara.

–GENTE: ¿Qué suele hacer cuando está en su isla?

–Cuando vamos, tratamos de, literalmente, no hacer nada. De eso se trata, de ir con los hijos a la playa a recoger conchas de caracoles y formar casitas con ellas. No hay juguetes, no hay nada. Es observar y disfrutar la naturaleza.

–GENTE: ¿Qué cosas lo inspiran en general?

–Soy un amante de la música, así que cualquier canción con la que sienta una conexión fuerte se convierte en un buen motor para seguir adelante. Pero La inspiración más grande son mis hijos y Vanessa, ellos son lo mejor que me ha pasado en la vida. Con mi hijta Lily Rose juego a las muñecas cuando me lo pide, aunque con el paso de los años se está volviendo más independiente. Con Jack nos entretenemos con los juegos de consola o cantamos karaoke junto a su madre. Él heredó nuestro amor por la música. Verlos crecer felices es lo que me da fuerza para seguir haciendo el mejor trabajo posible.

–GENTE: Usted es uno de los actores más respetados y admirados por el público y sus colegas, ¿ha pensado en dejar algo como legado al mundo?

–No lo sé. Sólo quiero que mis hijos no tengan motivos para sentirse avergonzados por el trabajo que he hecho. No he pensado en eso de dejar un legado porque yo tan sólo soy un actor, lo que más me interesa cuando ya no esté aquí es que mis hijos sean felices y estén orgullosos de su padre. No quiero nada más.

Johnny Depp en Diario del Ron (2010)

–GENTE: Su personaje en ‘Enemigos públicos’ es un ladrón, pero también un hombre muy romántico. Como a él, ¿alguna mujer le hizo cambiar su vida?

–La mujer de la que te enamoras puede hacer que el rumbo de tu vida cambie para siempre. Eso lo entendí perfectamente con Dillinger. En mi caso, hace once años estaba parado en el lobby de un hotel y recuerdo muy bien cuando giré la cabeza para mirar a alguien y ahí vi a esa chica de espaldas. Ella también se volvió; ahí fue cuando todo cambió para mí. Era Vanessa, y con once años y dos hijos después ya sabes cómo una mujer te cambia la vida para bien.

–GENTE: El próximo año lo veremos en ‘El diario del ron’, interpretando a Hunter S. Thompson, el icono del periodismo gonzo…

–Fue como un sueño haber hecho ese papel. El diario del ron fue algo que pude conversar con Hunter por allá en 1997 y el hecho de que pudiera ser realizado por el director y guionista Bruce Robinson hizo que todo fuera aún más maravilloso. Hace poco terminamos la filmación, fue un trabajo extenuante y me siento muy orgulloso de él, espero que mi amigo Hunter (quien murió en 2005) lo pueda ver donde quiera que esté.

–GENTE: Y sobre su personaje del sombrerero en ‘Alicia en el país de las maravillas’, de Tim Burton, ¿qué nos puede decir?

–Es un personaje loco, pero claro, después de pasar por las manos de Tim es doblemente loco. Va a ser interesante ver cómo va a terminar la edición final que vayamos a ver en el cine de este clásico de la literatura infantil. Pero ya tendremos tiempo de hablar sobre eso.

*La edición impresa del texto pueden verla en este enlace.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Johnny Depp / Exclusivo en GENTE

  1. Javier Manrique

    Muy buena entrevista con Depp! Es uno de los iconos vivos que quedan en Hollywood, y no hay trabajo malo de el. Excelente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s