Las horas bajas del Polo

Crónica de una derrota anunciada. / Foto: Cortesía Revista SEMANA. / Revista GENTE Colombia.

Artículo publicado en la edición de enero de 2011 de Revista GENTE Colombia, en el que ya se vislumbraba el descalabro del Polo Democrático Alternativo.

Este año hay elecciones de alcaldes y gobernadores en Colombia. Y aunque nadie hoy puede decir cómo quedará el nuevo mapa político del país, la única certeza es que el Polo Democrático Alternativo perderá la joya de la corona: la Alcaldía Mayor de Bogotá

Por Laura Murcia / Especial para GENTE

Cuando se posesionó como alcalde de Bogotá, Lucho Garzón improvisó un largo discurso. Ese primero de enero de 2004, no les hizo caso a sus amigos que le insistieron en preparar sus palabras y, con su habitual desparpajo e informalidad, optó por hablar, sin libreto, sobre lo que pasaba en la política del país y del Distrito. En su intervención, que tenía más de cuatro mil palabras, sólo una vez mencionó el nombre del partido que lo llevó a ocupar el cargo más alto que hasta ese momento había tenido la izquierda en el país. “Soy del Polo Democrático Independiente, pero no polarizo y lo saben mis amigos. Soy un hombre que busca sumar, no restar ni dividir…”.

Fue su única referencia al Polo, el partido que logró unir a la izquierda del país y mover el voto independiente de Bogotá en torno de una campaña social. Ese discurso también fue la muestra de lo que al final sería el distanciamiento de Lucho con su partido. Garzón logró crear la esperanza de un gobierno de izquierda, cohesionar por un tiempo las múltiples aristas de ese sector de la política y, al final, fue el primero en retirarse porque, según dijo en mayo pasado, en el Polo se dejó de sumar y ganaron quienes quisieron dividir. Además de los distanciamientos personales, lo más grave es que en este año la fractura de esa colectividad, sumado a una lluvia de escándalos sin precedentes, la llevará a perder la Alcaldía Mayor de Bogotá. Esa es la única certeza en este imprevisible año electoral en Colombia. Pero, ¿cómo se llegó a esta situación tan crítica? ¿Cómo se dilapidó tanto poder acumulado? ¿Quiénes son los responsables de echar a la basura una conquista tan valiosa para un partido político como es la de alcanzar la Alcaldía de la capital de la República?

Samuel Moreno. / Foto: Juan Carlos Sierra, Revista Semana.

La suma de vanidades

El triunfo de Lucho Garzón para la Alcaldía fue el primer paso en firme del Polo Democrático, un nombre que él mismo le puso al partido que buscaba unir diferentes tendencias sociales y de izquierda y que después, con los apellidos de Independiente y Alternativo que pusieron otros, logró votaciones inimaginables. De la candidatura de Lucho a la Presidencia en 2002, donde el resultado fue inesperado con 680 mil votos, se abrió la ruta que llevó a Garzón a la Alcaldía de Bogotá, con 110 mil sufragios más que Juan Lozano, el candidato de Uribe.

Esta posición sacó a la izquierda de la marginalidad típica, pero también comenzó a esbozar lo que serían las diferencias del futuro. El triunfo les hizo ver a los militantes del Polo que había material para trabajar y por ello, en 2005, de cara a las elecciones presidenciales del año siguiente, se unieron otra vez. Así, el Polo participó con éxito en las elecciones de Congreso de 2006. No fue un triunfo absoluto porque pese a los buenos resultados, el país votó abrumadoramente hacia la derecha. Pero el partido amarillo logró sumar diez senadores. El mismo día de las elecciones de Congreso, Carlos Gaviria ganó la consulta interna del Polo frente a Antonio Navarro. El vencedor fue el ex magistrado que a la postre perdió en primera vuelta contra Uribe, pero obtuvo el 22 por ciento de los votos, un total de 2.609.412, otro nuevo récord para la izquierda y la mayor posibilidad que ha tenido para llegar al poder. Esa cantidad de votos fue al comienzo un motor para el desarrollo del partido que dejó a Gaviria con la presidencia del mismo, pero después se volvió el caldo de cultivo para las crisis de las que aún no sale el Polo.

Iván Moreno. / Foto: Juan Carlos Sierra, Revista Semana.

Los años de la lucidez

Lo que mantuvo al Polo unido fue su protagonismo como oposición en los ocho años de gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Fue una época memorable con los lúcidos debates sobre parapolítica y el Tratado de Libre Comercio. Pero al tiempo fluía el reiterado discurso de Uribe sobre la cercanía de las Farc y la izquierda que terminó generando suspicacias en la opinión pública. El discurso logró su objetivo y los ataques al Polo terminaron en una crisis interna. Mientras Petro cuestionó que al Polo le faltaba firmeza para rechazar el terrorismo de las Farc, Carlos Gaviria defendió una línea menos radical. El daño estaba hecho.

Entre tanto las sindicaciones continuaban flotando en el ambiente, Petro reveló en la plenaria del Senado unos documentos que confirmaban la orden de seguimientos contra él y contra el Polo por parte del DAS. La historia probó que se trataba de una campaña de desprestigio hacia los líderes de la izquierda. Pero ellos cayeron en la trampa. Cuando meses después se dio la gran marcha contra las Farc, fomentada desde las páginas de Facebook, la respuesta de la Presidencia del Polo fue que era un acto uribista y por ello no la podían apoyar. Esa marcha resultó ser la mayor manifestación ciudadana en la historia del país y el Polo se quedó por fuera.

Clara López. / Foto: Juan Carlos Sierra, Revista Semana.

La Anapo y el clientelismo

El triunfo de Samuel Moreno en 2007 fue la consolidación del Polo en Bogotá, pero también el comienzo de su debacle. El éxito fue contundente porque logró 920 mil votos, un 15 por ciento más que los del ex alcalde Enrique Peñalosa.

Para ese triunfo se unieron dos ingredientes: la buena imagen de Lucho y la peculiar forma de la Anapo para conseguir sufragios. Hasta poco antes, Samuel estaba solo en el Polo, pero su hermano Iván y, por supuesto, María Eugenia, su mamá, pusieron todo su empeño para que el mayor de los Moreno pudiera llegar a la Alcaldía.

Y dentro del Polo, pasado el fervor electoral, poco a poco fueron saliendo al escenario los extremos personalismos. La disidencia comenzó con Petro y María Emma Mejía, quien había perdido la consulta interna con Samuel Moreno. En mayo de 2009 Garzón renunció al partido y Petro presentó su nombre para la consulta interna contra Carlos Gaviria. Sorpresivamente ganó, pero gran parte de la militancia de su partido no lo acompañó en la campaña. Así, el Polo llegó dividido en tres a las elecciones de 2010. Aunque la votación de Petro fue significativa, un millón 600 mil votos, el retroceso fue evidente y aún más notorio en Bogotá.

Petro decidió hablar con el triunfador Juan Manuel Santos tres días después de su derrota y por ello fue vetado por su partido, al punto que no fue nombrado Presidente por una mayoría interna aplastante.

Patricia Lara. / Foto: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

El fantasma de la corrupción

Lo más perjudicial para el Polo no fue la división ni las salidas de Lucho ni de Petro sino el controversial Gobierno que está haciendo en Bogotá. “La corrupción le dio un tiro de gracia al Polo”, sentencia Petro. Tal vez por eso Samuel Moreno tiene los más bajos niveles de respaldo de un alcalde en Colombia. Un 75 por ciento de imagen desfavorable. Es natural, porque los escándalos de corrupción son monumentales y han incidido de manera directa en la vida cotidiana de todos los ciudadanos quienes soportan el atraso y la parálisis de las obras. Y, claro, lo único que le faltaba a un partido que siempre defendió la ética de los funcionarios, era caer en las redes de la corrupción. Lo peor fue no enfrentar el escándalo de la administración distrital y tomar el toro por los cuernos y juzgar a los responsables individuales para no afectar a toda la colectividad. Al contrario, el Polo terminó dejando en entredicho su propia ética. Para los disidentes, que no son pocos, el Polo desapareció y la Anapo se tomó el partido.

Fueron los propios militantes del Polo quienes hicieron la denuncia pública sobre la corrupción en la administración. Gustavo Petro, el senador Luis Carlos Avellaneda y el concejal Carlos Vicente de Roux. Aunque en un principio se dijo que no habían presentado suficientes pruebas, lo cierto es que probablemente Moreno sea suspendido. En este momento avanzan las investigaciones de la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía. Y mientras los hermanos Nule, beneficiarios de millonarios contratos, ahora salpican a Iván y a Samuel, ellos ya perdieron autoridad para invitar a los electores a volver a acompañar al partido que los llevó al poder.

Gustavo Petro. / Foto: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

El capital ganado por el Polo en Bogotá, prácticamente, desapareció. Las encuestas señalan que el estrato tres, el que más vota, no cree en el partido y eso, probablemente, va a ser utilizado por los demás competidores.

Entre tanto, cada vez son más las voces valiosas del Polo que dicen adiós. Una de ellas fue la ex candidata a la Vicepresidencia de la República, Patricia Lara, quien hace unos días, en una carta dirigida a la presidenta del partido, Clara López, le explicó su “decisión dolorosa” de marcharse porque el Polo ya no es “el de otros tiempos”. Y, lo que es peor, pronostica ella, es que de seguir en la línea actual, el partido se “mantendrá alejado del poder por muchísimos años”. Este próximo 4 de febrero, el Polo realizará su cumbre nacional y allí el tema prioritario será el de las alianzas políticas para las elecciones de octubre venidero. Las regiones, especialmente las costas pacífica y atlántica, serán la prioridad, pero ya ni a los polistas de vieja data se les oye alguna esperanza de mantenerse al frente de la Alcaldía de Bogotá. Es la crónica de una derrota anunciada.

Luis Eduardo Garzón. / / Foto: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s