Marlon Moreno en GENTE

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Muchos lo consideran el mejor de su generación (“no soy un personaje de farándula; soy un actor verdadero”). Tiene un temperamento difícil que le trae admiradores y detractores, y hoy interpreta al doctor Becerra en la segunda temporada de ‘A corazón abierto’, serie del Canal RCN que desde el primer capítulo batió todos los récords de audiencia –se vio en más de la mitad de todos los televisores encendidos en el país–. El ex capo, quien se acaba de separar de su tercera esposa y está en una etapa de reinvención, le contó a GENTE por qué a veces se siente un personaje de su película favorita: ‘300’. Un perfil entre Bogotá y las Termópilas (artículo de portada de la edición de abril de 2011 de Revista GENTE Colombia)

Por Sergio Ramírez / Fotografía: Ricardo Pinzón

“Este no es un buen momento para los idealistas”, afirma Marlon Moreno, refiriéndose a sí mismo. Quizá nunca lo ha sido. 480 años antes de Cristo, el Rey Leonidas I de Esparta intentó bloquear el avance del imperio persa sobre Grecia en el llamado Paso de las Termópilas. Jerjes, el emperador de Persia, atacó con una fuerza que hoy se calcula en más de 300 mil hombres, los cuales fueron repelidos por Leonidas y un número mucho inferior de guerreros durante siete días. Finalmente, traicionado por un residente local y a punto de perder su posición, Leonidas envió a la mayoría de su ejército a casa y se quedó con 300 espartanos cubriendo la retirada. Todos murieron.

Esta batalla, ejemplo de patriotismo, idealismo y valentía, fue retomada por el dibujante y guionista Frank Miller (creador de cómics como Daredevil y Sin City) en la famosa novela gráfica 300, que fue llevada al cine en 2006 por Zack Snyder. Aunque fue un éxito taquillero (recaudó más de 450 millones de dólares) el filme no recibió ningún premio; sin embargo, Marlon Moreno (Cali, 1967), cinéfilo dedicado, asegura que es una de las películas que más lo han impresionado en la vida. “Un amigo me dijo: ‘tienes que verla’. La vi y me produjo algo que no puedo explicar”. La historia de Leonidas (Gerard Butler) y su pequeño grupo de valientes le sirve a este actor caleño para hacer un paralelo con la forma como asume su profesión, sus relaciones, su vida.  “Yo soy un guerrero”, asegura, y se queda mirando hacia el techo del apartamento que ocupa desde hace algunas semanas como perdido en sus recuerdos o en las imágenes de una batalla en la que un grupo de idealistas perdió la vida hace cientos de años.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

‘O era actor o era vagabundo’

Las fuerzas de Jerjes han desembarcado en las costas griegas. El narrador, uno de los pocos que sobrevivirá a la masacre, describe la preparación de los guerreros espartanos listos para morir en la batalla, si es necesario. “Hacemos aquello para lo que entrenamos, para lo que fuimos creados, para lo que nacimos”, se escucha la voz en off. “Yo tenía dos opciones: o era actor, o era vagabundo”, asegura Marlon Moreno. Para eso fue creado. Es una mañana fría, y el frío se hace más intenso en un apartamento que aún está sin amoblar y que da contra los cerros orientales de Bogotá. A los 14 años le llegó una revelación. Había nacido para ser actor. “Desde ese momento no pensé en ser nada más”. Eso sí, hizo de todo: fue chofer, mensajero, cajero de banco, mesero, taxista y hasta empleado de una fotocopiadora en la Universidad del Valle. “Siempre tuve muy claro que todo lo hacía para pagar mis estudios, pero que nada de eso era lo que yo quería hacer el resto de mi vida”. Pasados los 20, decidió que ni siquiera iba a perder el tiempo con otras profesiones para sobrevivir. “Fueron momentos muy difíciles, tragué, realmente, mucha materia fecal, y aguanté mucha hambre, hambre física, de desmayarme porque no había comido nada”.

Hoy, quizá debido a aquellos años de sacrificio, se considera un anfitrión espléndido. “Si tú estás conmigo yo me preocupo porque comas bien, que no te falte nada”. Comer bien es una de sus mayores preocupaciones. Algo que no ha hecho en estos días. No hay mucho en la nevera ni en las alacenas. Los que lo conocen dicen que ha bajado de peso. “No he tenido tiempo ni de ir a mercar”, asegura. Pero también reconoce que no le llama mucho la atención comer solo. Hace tres meses se separó de Sandra Alzate, su tercera esposa y la madre de sus dos hijos pequeños (Marlon tiene cuatro; el mayor, Bryan, ha comenzado también una destacada carrera como actor). “Tenía que hacerlo, por el bien de todos. Es mejor que tengan una persona alegre, segura de sí misma, así no esté todo el tiempo con ellos, a estar con alguien que ya ha perdido las ganas, que se veía triste, apagado. Realmente lo único que quiero en lo que me resta de tiempo en este pedazo de tierra es ser fiel a mí mismo. Yo pensaba que lo era, y en mi trabajo lo he intentado, pero en mi vida personal me fui acomodando, tenía muchos miedos y me enfermé. Si no tomo esa decisión sé que me muero, algo se me muere adentro. Ahora he estado enfermo, pero es diferente; he estado triste, pero es diferente, y lo siento incluso en la forma de actuar, cada vez más honesta”.

La separación es uno de los últimos pasos de un largo camino que ha tocado todas las facetas de su vida. “Es parte de mi evolución. Estoy en un proceso superintenso en el que mi desarrollo como actor es lo más importante, y lo tengo claro, de ahí para allá viene el amor que siento por mis hijos y el resto de mi vida”.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Esto es Esparta

Antes de la batalla, Jerjes envía un emisario para tratar de convencer a Leonidas de que se rinda, jure sumisión a Persia y evite un derramamiento de sangre. El soberano espartano, ofendido ante semejante petición, desprecia al mensajero, que asombrado le dice al rey que todo eso es una locura. Leonidas, iracundo, levanta la pierna mientras grita con todas sus fuerzas: “¿Locura? ¡Esto es Espaartaaaa!”, al tiempo que envía de una patada al emisario al fondo de un profundo pozo. Marlon Moreno repite la línea de memoria y grita a su vez mientras lanza una patada al aire para la lente del fotógrafo de GENTE, que le ha pedido una expresión de furia. “Es que yo soy muy tauro”, asegura. “Soy como un toro, a mí déjenme tranquilo, comiendo mi pasto. No me molesten y no hay problema”.

Reconoce que tiene fama de complicado. “Entiendo que hacemos parte de un sistema y que nos tenemos que comportar. Yo sé que mi actitud a veces molesta a algunas personas porque no hago lo que quieren. Si alguien me da una razón, lo hago, pero si no, pues no. No sé a dónde me lleve esto, pero tampoco soy rebelde porque sí, es sólo que yo no sirvo para obedecer ciegamente. No soy bueno para bajar la cabeza. Y tampoco es que sea de ahora, que se me haya subido la fama. Eso no es así”.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Marlon Moreno tenía 14 años y era el protagonista del montaje de teatro escolar. Antes de comenzar la obra, y ya con el vestuario del personaje, se dio cuenta de que su ropa había desaparecido. “Les dije que si no aparecía no actuaba”. No apareció: No actuó. “El profesor que dirigía la obra, que era el que yo más quería en el colegio, me dejó de hablar dos años, y con razón. Tampoco digo que todo lo que he hecho por mi rebeldía haya estado bien. He hecho cosas de las cuales me arrepiento”.

Y otras por las cuales se siente orgulloso. Hace algunos días una actriz se acercó y le dio las gracias: “Lamentablemente somos unos pendejos que no nos atrevemos a hacer lo que tú haces, nos demuestras que sí se puede ser digno en esta profesión”. Digno y bueno. Pablo Enríquez es el coordinador de la serie A corazón abierto, que llega a su segunda temporada y en la que Marlon es el principal refuerzo (interpreta al doctor Juan Felipe Becerra). “Silencio”, ordena. La secuencia se desarrolla en un cuarto de hospital donde el personaje de Moreno está internado como paciente. Es una escena corta con Jorge Cao, quien encarna al jefe de cirugía de la institución. Intercambian unas cuantas palabras, ensayan y graban. La escena queda lista. “Es, sin duda, uno de los mejores de este país”, dice Enríquez. Y sabe de qué habla. Lleva más de 30 años lidiando en directo con actores, día tras día.

“Listo. Queda”. Carlos Cock, el director de la segunda unidad de A corazón abierto, sale de la unidad móvil donde ha estado pendiente de la grabación. “Trabajar con él es un reto y una maravilla –asegura–. Es un actor juicioso, que tiene su letra clara, trae propuestas. Es muy bueno trabajar con alguien así. No es dócil, pero creo que un director tiene que ir más allá de las cosas personales, lo importante es que en el trabajo le dé a uno lo que necesita y en ese sentido alguien que quiera trabajar, que aporte ideas es una ayuda muy grande”.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Loco, mafioso, asesino

Leonidas parte a la batalla. Atrás quedan su esposa y su pequeño hijo. El monarca hubiera querido decir muchas cosas, pero camina sin mirar atrás. “No hay lugar para ternezas, no en Esparta –asegura el narrador–. Solo los duros y fuertes se pueden llamar espartanos”.

Hoy nadie duda de la calidad de Marlon Moreno como actor (basta repasar el gran número de premios que le han entregado en Bogotá, Cartagena, Río de Janeiro y Guadalajara), lo que algunos piensan es que ha tomado el camino difícil. “En el medio han llegado, inclusive, a decir que estoy loco”, reconoce. Su primer papel importante en televisión fue en 1997, como Víctor Leal en La mujer del presidente, y después de una carrera constante, aunque poco destacada, 2006 –el mismo año en que se estrenó 300, ¿será casual?– fue el comienzo de un proceso que, asegura, hoy comienza a dar frutos.

Después de interpretar al Titi, un mafioso, en Sin tetas no hay paraíso, Moreno viajó durante tres meses a Cali para encarnar a un asesino llamado Víctor Peñaranda en el filme Perro come perro y todo cambió. Piensa que fue una mezcla de factores: la confianza del director Carlos Moreno, que aceptó gran parte de sus sugerencias para el papel; la posibilidad de pasar días enteros en los barrios bajos de la capital del Valle conviviendo con delincuentes para investigar su personaje y los premios y reconocimientos, que le dieron la confianza suficiente para seguir adelante. Lo cierto es que, desde entonces, Marlon Moreno no interpreta sus papeles, los vive.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

“Hay varias formas de acercarse a la actuación –explica su amigo, el actor cubano Jorge Cao–. Una es la representación, como Lawrence Olivier; pero hay otros, como Dustin Hoffman, Al Pacino, o el mismo Marlon, que son actores vivenciales”. Cao estaba recién llegado a Colombia cuando conoció a un joven a quien le entregó un premio como mejor actor regional por su papel de Paco en la serie Gente Fresca de Telepacífico. Era Moreno. “Ese día lo abracé y le dije: ‘Dentro de poco vamos a estar trabajando juntos’”. Poco tiempo después ambos compartían set en La mujer del presidente.

De eso ya hace 15 años y con el tiempo, Cao ha desarrollado una fuerte relación de amistad con el colombiano que le ha permitido conocerlo como pocos. “Creo que Marlon está en el proceso de búsqueda de cómo se construye un personaje. Él se formó sobre la marcha y no tuvo la posibilidad de tener una escuela sólida y eso hace que, inconscientemente, termine absorbido por el mundo emocional de su personaje. Eso es deficiencia, no virtud. Como actor tienes que entender que un personaje es algo que creas, a quien le prestas tu cuerpo, tu voz, tu pensamiento, pero que ese personaje no eres tú”.

Moreno se convierte en su personaje. Durante las grabaciones de El Capo sus amigos le decían que le había cambiado hasta la mirada. Sus colegas le gastan bromas porque nunca se sale del papel y tras terminar de interpretar a Pedro Pablo León Jaramillo tuvieron que pasar ocho meses antes de que considerara hacer un nuevo personaje. “Me ofrecieron 19 proyectos, hasta mi compañera en esa época me dijo que qué me pasaba, que cómo rechazaba tanta plata, pero yo no me sentía bien. Es un reto, y es un riesgo que corro, y sé que somos muy pocos los actores en el mundo que lo hacemos así. Sé que muchos se burlan porque no me salgo del personaje, pero eso no me importa, yo no vine a darle gusto a nadie, lo que quiero es mandar mi mensaje y cada vez lo tengo más claro. No soy un personaje de farándula, soy un actor y sé que tengo talento”.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Morir de amor

A pesar del doloroso proceso que le significa morir y renacer con cada personaje, Moreno está convencido de que hay algo que va a evitar que pierda el rumbo. “Quiero enamorarme. Quiero compañía, complicidad, que me miren con amor, estar con alguien que piense que soy lo máximo y que yo sienta lo mismo, alguien que crea que es capaz de morir por mí, alguien por quién morir”.

Hasta ahora nunca se había sentido solo, pero tiene claro que algo grande se está incubando. “Es un proceso muy doloroso, pero es el comienzo. Muchos dicen que ya llegué a la cima, pero no, ahora es cuando  esto realmente comienza, y con la carrera como la llevo viene algo muy grande, porque está construida con buenos cimientos, con una gran fortaleza interior que me va a permitir poder pararme ante cualquiera y decirle: ‘Sí, yo sé que tú eres muy buen actor; pero yo también’. Y todo eso tiene que ver con el amor”.

Entra un mensaje de texto a su celular. Marlon sonríe. Su mente vuelve a las Termópilas. Leonidas extiende los brazos y cierra los ojos. Todo está consumado. Ha sido traicionado, pero sonríe. “Mi reina –dice el soberano de los espartanos–, mi esposa, mi amor”. Una lluvia de flechas persas oscurece el cielo.

Marlon Moreno. / Fotos: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Detrás de cámaras (solo disponible en este site)

Y la siguiente es una ñapa, es una de esas fotos graciosas que quedan al final de la jornada. La sesión fotográfica de Marlon con GENTE comenzó temprano en la mañana, en el set de grabación de ‘A corazón abierto’, y de esas horas quedó esta simpática instantánea en la que el actor no puede disimular el dolor cuando le están quitando la cinta que pega el micrófono a su pecho. ¡Ay, cómo duele esta profesión! Grande Marlon.

Marlon Moreno (detrás de cámaras) © Revista GENTE Colombia.

Anuncios

17 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

17 Respuestas a “Marlon Moreno en GENTE

  1. heidy hernandez

    te vez lindo`papasito

  2. La descripción perfecta del amor es usted señor hermoso.

  3. Sos un ser humano muy bello y te amo por eso.

  4. Yorley Torres

    me fascina todo lo que hace master.

  5. Liliana

    Sos un madurito rebueno, papasito.

  6. gabriela

    como se llaman tus hijos

  7. KAREN

    marlon te felicito eres un exelente actor y un gran ser humano. te admiro,respeto y amo con devocion… que dios te llene de dicha, exitos y mucha salud… TE AMOOO tal cual como eres. besos desde venezuela papasito cuidate.

    • ruth

      Señor Marlon moreno, el actor o la actriz, se viste en pensamiento y cuerpo de otro, eso es una batalla interna, pero el vestido se cambia cuando dicen corte,entreguese por sus personages, pero no se abandone a si mismo, usted es el real al que van a amar al que van a respetar. al que van a criticar, yo a usted lo admiro como actor su mirada deacuerdo al instante vivencial del personage, su corporalidad su vocalizacion, cosa que pocos hacen hoy en dÍa hablan entre los dientes y no se les entiende, y da mucho coraje, con movimientos torpes . como automatas y creame ni si quiera de robots quedan bien,y que me dice de los dialogos por muy fofo que sea un parlamento hay que saberlo decir y no se distingue el caracter del personaj, no digo mas, por que le hace falta ESTUDIO Y PROFESIONALISMO, respetar esta profesion, hay pocos actores buenos, realmente, hay algunos que hasta se ganan premios por audiencia o raiting, pero no por calidad, y se que usted tiene esa calidad, con todo respeto vistase de diferentes seres humanos , pero recuerde que usted es inrepetible e intraferible, he escuchado una frace que dice” sea amigo de sus hijos”, y los padres se dedican a hecer los mejores amigos, pero
      los hijos terminan huerfanos porque ya no tienen padres.

  8. en esta vida hay muchos obstaculos que hay que vencer sea como sea pero voz me has demostrado que no importa esas cosas hay que seguir adelante y por eso te admiro porque te ehh visto y para mi thu eres una persona muy sencilla que no se inventa personajes para ser importate en la tv si no una persona guerrera echa palante seria chevre conocerte personalmente pero creo que es imposible pero bueno solo quiero que sepas que soy thu fan numero 1 y no solo porque actuas si no porque thu personalidad es unica tqm

  9. Sandra Trujillo Castro

    Marlon eres el Mejor ha y estoy enamorada de vos

  10. lolita

    marlon eres guapisimo ,en la serie del capo siemplemente hermoso

  11. Nathaly

    Esta mas bueno que comer papitas frutas con la Mano pacoooooo

  12. marcela bravo

    q lastima nacer en mundos tan diferentes……….me encantaria haberte conocido antes y besarte todo…….. eres el hombre de mis sueños

    marce

  13. katiuska yaremi orellana

    eres el hombre que me quita el sueño y ya es mucho decir bello exelente actor mil besos……….

  14. Marlon, eres de los mejores actores que me inspira admiración y respeto. Gracias por mostrarnos una cara diferente del mundo de los medios… Gracias por ser quien eres. Me encantaría que visitaras a mis pupilos para que les enseñes el oficio de guerrearse la vida.
    Te amo como ser humano y como artista excepcional.
    un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s