Los Moreno, del cielo al infierno

Samuel Moreno, el pasado 20 de septiembre / Foto: Efe

Samuel Moreno Rojas recibió el golpe más duro desde que se prendió el ventilador del carrusel de la contratación en Bogotá, cuando el juez Polidoro Bernal, le dictó medida de aseguramiento y lo mandó a la cárcel La Picota. El pasado julio, en la edición impresa de Revista GENTE Colombia, publicamos el siguiente reportaje que cuenta cómo fue que los hermanos Moreno –Iván ya está en la cárcel por el mismo caso– pasaron de cielo al infierno y acabaron con el sueño familiar de regresar a la Casa de Nariño. Aquí, el texto completo del artículo.

Por Elizabeth Reyes Le Paliscot

Es verdad: el primer proyecto de ley que Samuel Moreno Rojas presentó en el Senado –hace casi 20 años–, buscaba castigar a los que se enriquecieran robándole al Estado. Incluso, exigía que les aumentaran las penas a los corruptos. Samuel tenía 30 años y su hermano, Iván, 29. Ambos empezaban sus carreras políticas como herederos de un abuelo que veneraban –el general Gustavo Rojas Pinilla, presidente tras un golpe de Estado– y de su mamá –María Eugenia Rojas, ‘La Capitana’– la primera mujer en Colombia en lanzarse a la Presidencia.

En su condición de delfines, la historia de los Moreno Rojas auguraba un final feliz. Iván se hizo fuerte en Santander y Samuel en Bogotá. Iván fue concejal, representante a la Cámara, viceministro de Salud y ministro de Trabajo durante el gobierno de Samper. También alcalde de Bucaramanga y desde el 2006, congresista. Samuel comenzó siendo senador gracias a una alianza entre la Anapo –el partido que fundó su abuelo– y el M-19. Y, luego, logró estar por tres periodos más hasta que se lanzó a la Alcaldía de Bogotá por el Polo, que ganó con 900 mil votos; algo histórico. Al segundo puesto en importancia del país, llegó con carisma, juventud y poder político. El futuro era para soñar.

La familia Moreno / Foto: cortesía Publicaciones Semana

Sin embargo, de manera increíble, Samuel, solo a dos años de estar en el Palacio Liévano, tenía la desaprobación más alta de todos los alcaldes del país, a lo que se sumó un informe de la Comisión de Seguimiento a la Contratación Distrital, liderada por Gustavo Petro, que terminó por involucrarlo –junto a Iván– en el ‘cartel de la contratación”, que en palabras sencillas es la entrega a dedo de billonarios contratos para las obras de la ciudad a personajes que obtuvieron las adjudicaciones de las obras y lo más grave, que ni siquiera las hicieron.

Hoy los Moreno Rojas pasan sus días preparando su defensa. Iván desde la cárcel La Picota y Samuel, desde la casona en Teusaquillo –uno de los barrios más tradicionales de la capital–, en la que siempre ha vivido ‘La Capitana’. ¿Qué les pasó?

Años maravillosos

Samuel e Iván nacieron en Miami y se llevan un año de diferencia. Los que los conocieron en el colegio Anglo Colombiano, recuerdan que Iván era tímido y Samuel, simpático. Los unía una gran pasión por el fútbol. Iván era el portero del equipo y Samuel, defensa central. Y, al contrario de lo que hoy se piensa, Samuel no era hincha de Millonarios sino del Deportivo Cali, “pero eso cambió cuando empezó la campaña por la Alcaldía”, le dijo a GENTE uno de sus compañeros de infancia. Samuel era chistoso, bonachón, enemigo de los pleitos y ‘pantallero’: disfrutaba verse en las páginas sociales de las revistas. En cambio, Iván, era reservado.

Samuel Moreno el día de su boda / Foto: cortesía Publicaciones Semana

En la casona, los Moreno Rojas vieron desfilar a ministros y políticos de primera plana. Aún estando en el Senado, ambos almorzaban en esa casa con ‘La Capitana’ y Samuel, siendo Alcalde, madrugaba a diario para desayunar con su mamá. Ella, hasta hace un año, acompañó a Iván a sus reuniones con líderes en Bogotá y, durante la campaña a la Alcaldía de Samuel, fue quien estuvo al frente de todo. Incluso y a pesar de su edad –tiene 79 años– durante los últimos días de proselitismo, no dudó en subirse a las tarimas a nombre de Samuel. “El Alcalde iba a ser Samuel, pero en muchos barrios querían que ella les hablara”, dice un anapista.

Aunque en público ambos insisten en que toman sus decisiones con autonomía –“No hablo con ella de política”, dijo Samuel– el día en que él celebraba su triunfo a la Alcaldía en un auditorio en Compensar, con cerca de 4 mil personas, a ella se la vio detrás de su hijo indicándole a quién debía agradecer. Solo paró de susurrarle cuando empezó el discurso de agradecimiento. Algunos recuerdan que cuando Samuel se lanzó por primera vez al Senado, tenía un carro –rojo– con teléfono, algo excepcional hace 20 años. ¿Por qué? ‘La Capitana’ lo llamaba constantemente para saber dónde se encontraba.

Desde la universidad, Samuel empezó a hacer política con su mamá. Sabía lo que era hablar en una plaza pública porque acompañó a su abuelo a la manifestación en la que se creó la Anapo, y, luego a su mamá, cuando aspiró a la Presidencia en 1974. “A él le encantaba la política y por eso acompañaba a ‘La Capitana’. Luego participó en la campaña de las elecciones presidenciales que ganó Belisario Betancur y dejó de ir a clases por meterse en política”, dice el periodista Juan Carlos Iragorri, que estudió derecho con Samuel en la Universidad del Rosario.

Iván, por su parte, estudiaba medicina y luego se fue a Bucaramanga. Samuel se quedó en Bogotá y sorprendió cuando luego de 15 años en el Senado –donde lo recuerdan más por ser simpático y conciliador que por haber protagonizado grandes debates–, anunció que se lanzaba a la Alcaldía. Y esa forma de ser le bastó para subir otro escalón. “Él siempre aseguró (durante la campaña) que le iba a ganar a Peñalosa y cuando le preguntaban por qué, respondía que era un tipo arrogante. Y le ganó por goleada”, cuenta otra de las personas que estuvo en la campaña. “Samuel, a pesar de haber crecido cómodamente, era un tipo sencillo, que no le importaba abrazar al chofer, al celador y al que se le atravesara en el camino”, dice Iragorri. En esos años maravillosos, cada hermano hacía lo suyo, pero se volvieron más cercanos –políticamente– cuando Iván fue ministro de Samper, al que Samuel defendió durante el Proceso 8.000.

Iván Moreno, en campaña electoral, en el 2000 / Foto: cortesía Vanguardia Liberal

Hoy se sabe que las aspiraciones de estos dos hermanos siempre apuntaron a la Presidencia y a revivir a la Anapo. “Fueron meticulosos en hacer renacer de las cenizas a la Anapo. Ellos nunca la abandonaron”, es una frase que repiten varios integrantes del Polo, del que Samuel fue fundador y presidente. Tanto así, que la gente que se considera de la casa Moreno Rojas, se sigue identificando como de la Anapo y no del Polo. Cuando Samuel llevaba cinco meses como Alcalde, se organizó un coctel en el Club Militar donde asistieron unas 150 personas, para homenajear a Joaquín Mejía Figueredo, uno de los más fieles anapistas. Sin embargo, durante el evento se proyectó un video donde se hablaba del nuevo partido Alianza, que no era otra cosa que la Anapo recargada. “Estaba Samuel y ‘La Capitana’. Los que asistimos entendimos que era el lanzamiento oficial del partido, con miras a la Presidencia en 2014”, dijo uno de los invitados.

La mala hora

Las cosas se empezaron a complicar para los delfines, cuando Iván estaba en la alcaldía de Bucaramanga y ‘La Capitana’ era la primera dama. La Procuraduría lo suspendió del cargo por dos meses, por irregularidades en un contrato para la recuperación del espacio público. A esto se sumó, que el primero de junio de 2002 se incendiaron tres pisos de la Alcaldía de Bucaramanga donde estaban las oficinas de la Contraloría municipal, que adelantaba investigaciones contra su gestión. Aunque hasta ahora ninguna investigación ha encontrado que Iván sea responsable del incendio, en el ambiente político quedó sembrada la duda. Luego fue denunciado por compra del electorado en Sahagún, Córdoba, donde pasó de tener un solo voto en 2006, a más de 3 mil, en 2010.

La bola de nieve ya no se pudo parar. Muchos recordaron que al general Rojas Pinilla lo llamaron ‘el uñilargo’, como se titula un libro del periodista Alberto Donadío, que investigó la corrupción durante el régimen del General. Luego, el mismo periodista publicó los detalles de un soborno que recibió Samuel Moreno Díaz, el papá de los Moreno Rojas, de 100 mil dólares, por la venta de 10 mil televisores en 1956.

Iván Moreno y Samuel Moreno / Archivo Particular

A Samuel nunca lo investigaron mientras estuvo en el Senado, pero en la campaña a la Alcaldía, sus contradictores empezaron a llamarlo clientelista. “Yo nunca he nombrado a nadie, nunca he adjudicado un contrato”, dijo, indignado, en su momento. Lo que siguió fue el escándalo del ‘carrusel de la contratación’. Daniel García-Peña, que fue secretario general del Polo, es de los que cree que los pecados no se heredan. “Yo decía: el hecho de que el abuelo de alguien haya sido ladrón o no, no significa que eso se herede”, dijo a GENTE. Sin embargo, hoy dentro del Polo reconocen que se sabía que los Moreno Rojas venían de una cultura política clientelista. “Gustaron el gabinete que propuso en la Alcaldía y su apuesta por el metro. Sin embargo, poco a poco supimos que sacaban a gente valiosa de las entidades y luego, empezaron los rumores por la corrupción”, dice Carlos Vicente de Roux, concejal de Bogotá y uno de los integrantes de la Comisión que destapó el escándalo.

Quienes los conocen, dicen que la influencia de Iván en Samuel empezó en la campaña a la Alcaldía. “Él llegó con la experiencia –hoy sabemos que equivocada– a manejar los recursos de la campaña. El error de Samuel fue haberle permitido a Iván ordenar dentro de la administración”, le dijo a GENTE un anapista muy cercano a la familia. Además, dentro de la Anapo siempre ha existido una marcada diferencia entre quienes siguen a Samuel y los que apoyan a Iván que “era el hermano que todos queríamos, pero que nunca estaba”, dice un samuelista. “No es que Samuel haya sido víctima de Iván, ellos se comportaron como un clan. Lo tolerable de Samuel lo desbordaba Iván, y Samuel no tuvo el carácter de poner en cintura a su hermano”, le dijo a GENTE, un ex integrante del Polo.

Hoy, muchos piensan que si uno quiere ser presidente, no roba, al contrario, se luce. Los Moreno Rojas afirman que se trata de una persecución política. Lo cierto es que fueron suspendidos por la Procuraduría, su partido está a punto de expulsarlos, Iván está en la cárcel y todo apunta a que Samuel, le hará compañía.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Los Moreno, del cielo al infierno

  1. Pingback: Don Omar con su imitador en Yo me llamo

  2. Alfredo Aranguren Garzón

    No solo los Moreno…también los aalleras, los Gómez, los López y toda esa ralea de políticos de1944 hasta la fecha…se tapan con la misma cobija…este país necesita dirigentes como Pinochet para que acaben con ese cáncer de corrupción que se mantiene vigente.

  3. andrea

    No traten de ver el lado bueno de esta familia, por que el negocio es redondo. Samuel sale y ya todos tiene asegurado el futuro de sus hijos, la pensión para la vejez de su esposa y familia y les sobraran guacas. Todo es un muy buen negocio. Los pobres serán los que resultaron estafados por estos señores mal intencionados.

  4. andrea

    Margarita Rosa es el ser ms maravilloso. Solo aparece cuando quiere darle al país algo bueno. la gente la quiere, esta preparandose siempre y no es para nada triunfalista. felicitaciones , muy bella.

  5. Alfonso León

    Definitivamente, un afán de poder desequilibrado, manejado desde la falta de escrúpulos y el resentimiento. Sin embargo, esto no es muy diferente de todo lo que hacen las familias políticas “aristocráticas” del país, en su afán por tener un puesto en la historia de la casa de Nariño. Todo son intereses netamente egoístas. Ningún presidente ha hecho algo realmente por su gente. Todo es una mentira.

  6. Luis Antonio Anaya

    Deseo saber si Maria Eugenia Rojas de Moreno,actualmente vive o esa muerta. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s