Enredados / GENTE Edición Diciembre de 2011

Se acerca una nueva audiencia para la ex reina Valerie Domínguez por el caso de Agro Ingreso Seguro, y parece que esta vez la pelea cambiará de rumbo. Un juez tumbó el pre acuerdo que la familia de su ex novio, el empresario Juan Manuel Dávila, sostuvo con la fiscalía hasta hace poco, pues consideró “irrisoria” la pena concretada (22 meses). En su edición de diciembre, GENTE recreó los últimos meses dramáticos de la barranquillera en un formato poco convencional

Ilustraciones: Diego Robayo. 

Enredados. / Ilustración: Diego Robayo © Revista GENTE Colombia.

Enredados. / Ilustración: Diego Robayo © Revista GENTE Colombia.

Enredados. / Ilustración: Diego Robayo © Revista GENTE Colombia.

 

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

GENTE / Edición de Enero de 2012

Martina García / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Martina García,  estrella de la nueva película La cara oculta –dirige Andi Baiz– es la protagonista de la portada de enero de Revista GENTE Colombia. Aquí no verán su cuerpo desnudo (muy bonito, por cierto), aquí los invitamos a que conozcan su vida en París, ciudad donde estudia Filosofía y capital que se ha convertido en su centro de operaciones. Dos de nuestros corresponsales estuvieron en su apartamento, recorrieron con ella la ciudad que suele frecuentar, caminaron junto al Sena y hasta tuvieron una sesión fotográfica secreta en el lujoso Hotel Ritz parisino. “Nunca antes había hecho un reportaje tan íntimo”, nos dijo la bogotana. Pero regresemos de París a la actualidad nacional. De un lado, les presentamos a Reinaldo Torres, un invidente colombiano que podría conquistar el Everest –una historia de superación admirable–, el amor en los tiempos del cólera de la Fiscal Viviane Morales, los retos del nuevo gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo (hablamos con él en su casa de Medellín), ¿saben quiénes son los nietos de Gabo que han brillado en el Hay Festival de Cartagena?, aquí se los presentamos; repasamos la vida del nuevo director técnico de la Selección Colombia, José Néstor Pékerman (de taxista a ganador de mundiales), estudiamos el caso del ‘Chino’ más peligroso del mundo, Kim Jong-un –hijo del difunto líder de Corea del Norte, Kim Jong-Il–; y el experimentado cirujano Felipe Coiffman explica por qué prefiere a las mujeres hechas en la cama que las fabricadas en el quirófano (¡ojo con las operaciones estéticas! Hay que tomar muchas precauciones). Del lado del espectáculo y la cultura: Cristian Meier, el guapo protagonista de Primera dama;  la joven Laura Perico (actriz de Dónde está Ana Elisa) habla de serpientes y vampiros, la bellísima venezolana Marianela González, la figura de La traicionera, nos enseñó cómo se muerde una rosa –¿no entienden de qué hablamos? Abajo pueden hacerse una idea–. Además: el enorme Pedro Almodóvar habló en exclusiva con GENTE, en Los Angeles, sobre La piel que habito y sus problemas con la luz; el escritor Ricardo Silva Romero repasa la carrera de Tim Burton (en un año en el que tendrá dos grandes estrenos), conozcan a la talentosa y joven actriz Greeicy Rendón y al chef colombiano que trabaja en el mejor restaurante del mundo (el Noma); y no se pierdan el humor político de Arias y Troller, quienes hablan de la Profecía Maya, correción: las profecías de la Abeja Maya. ¿Y nuestras columnistas: Vicky Dávila y Natalia Springer? Pues aquí, en este enlace, pueden leer sus textos. Por poco se nos olvida: ¿creen ustedes que el Barça es el mejor equipo de la historia y Lionel Messi el mejor jugador? Ayúdennos a resolver el interrogante. Repasen todo el menú temático de la edición de enero de 2012 a través de las siguientes imágenes.

Reinaldo Torres / Fotografía: Julián Manrique Especial para Revista GENTE Colombia

Esta historia muestra que el ser humano es capaz de superar cualquier adversidad. Reinaldo Torres quedó ciego a los 24 años en las selvas del Caquetá cuando un guerrillero le arrojó una granada. Después de un tiempo en el que se quiso morir decidió luchar y vencer. Sin sus ojos ha corrido la maratón de Nueva York, se ha enfrentado a las cumbres más altas de Colombia, tuvo un hijo y en este momento se prepara para subir al Everest. Si lo logra, será el segundo invidente en llegar al techo del mundo. Reportaje exclusivo de GENTE

Viviane Morales / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

¿Viviane Morales, la mujer encargada de administrar justicia en Colombia, aguantará la lluvia de críticas por su matrimonio con Carlos Alonso Lucio, un hombre polémico por sus contactos con guerrilleros, narcotraficantes, corruptos y paramilitares?

Sergio Fajardo / Fotografía: Manuelalejandro Bonnells, especial para GENTE Colombia

Con el paro armado de la banda de ‘los Urabeños’ en respuesta a la muerte de su jefe, el año empezó durísimo para el nuevo Gobernador de Antioquia. Su mandato será decisivo para él porque además de erradicar las causas de la violencia quiere mostrarle al país que el camino a seguir es con educación y cero tolerancia a la corrupción.

'Los nietos de Gabo' en el Hay Festival / Ilustración: Diego Robayo / Revista GENTE

Uno de los actos más emotivos del Hay Festival Cartagena de Indias, entre el 26 y el 29 de este mes de enero, es el Concurso de Cuento de RCN Radio y Televisión en alianza con el Ministerio de Educación. Allí se premia a los ganadores de una convocatoria en la que anualmente participan miles de niños. GENTE entrevistó a seis pequeños escritores que ganaron este certamen para que nos contaran su emocionante experiencia.

José Néstor Pekerman / Foto: EFE / Revista GENTE Colombia

Esta es la admirable historia de un hombre que creció en medio de la pobreza, que fue taxista en Buenos Aires, que ganó tres mundiales juveniles de fútbol, que nunca jamás ha gritado en su trabajo y que ahora firmó un contrato de cuatro millones de dólares para dirigir la selección Colombia. Perfil de ‘El Caballero del Balón’.

Kim Jong-un / Foto: EFE / Revista GENTE Colombia

La comunidad internacional prefiere mirar a otro lado cuando se habla de la violenta represión existente en Corea del Norte para no despertar la ira de su nuevo joven gobernante, Kim Jong-un, de 28 años, y poseedor de un arsenal nuclear.

Felie Coiffman / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

En medio de la alarma por los riesgos de las prótesis mamarias PIP y a quienes en este 2012 tienen en su lista de propósitos un “arreglo” físico con bisturí, este ilustre profesor de la Universidad Nacional –quien ha pasado más de medio siglo de su vida en los quirófanos haciendo cirugías plásticas y reconstructivas–, les lanza una voz de alerta del peligro que corren.

Martina García / Fotografía: Julián Lineros (París) / Revista GENTE Colombia

La protagonista de la película ‘La cara oculta’ –que se estrena este 20 de enero en Colombia– nos abrió las puertas de su apartamento en la capital francesa. Dos de nuestros enviados especiales recorrieron con ella los lugares que suele frecuentar. Fue una mañana de charlas en el Boulevard Saint- Michel, una tarde de ‘paninis’ junto al río Sena, y una noche de lluvia pasada con cerveza Météor. Encuentros inesperados e íntimas revelaciones. “Siempre había querido una entrevista así”, nos dijo la bogotana.

Cristian Meier / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Después de 20 años de carrera, el actor peruano, protagonista en Colombia de la telenovela ‘Primera dama’, asegura que nunca se había sentido más maduro y más seguro. En este reportaje con GENTE afirma que ya no se esconde, disfruta su rol de padre, elige papeles que lo retan y no tiene ningún afán de conseguir pareja (ni de que se la consigan los medios).

Álvaro Clavijo / Fotografía: Fabián Medina © Revista GENTE Colombia

Actualmente, el sitio más apetecido del planeta para ir a comer es el Noma, un paraíso ‘gourmet’ ubicado en Copenhague, Dinamarca. Ahí GENTE encontró a este bogotano de 26 años, quien, bajo las órdenes de uno de los chefs más famosos y malhumorados del orbe, ayuda a preparar las delicias de la comida nórdica. ¿Quieren reservar? Si lo hacen hoy quizá les den una mesa para el segundo semestre de este 2012, hay muchas peticiones

Marianela González / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Esta hermosa venezolana es la protagonista de ‘La traicionera’, la telenovela del ‘prime time’ de Canal RCN, y a diferencia de su personaje nunca ha querido usar su cuerpo como un arma de seducción; nosotros la convencimos de hacer un poco de ‘femme fatale’ y ahora podemos mostrarla como no se había visto nunca antes. ¡Hey, chama!, ¿por qué te comes esa rosa?

Greeicy Rendón / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Esta joven caleña de 19 años llegó a Bogotá para participar en el ‘Factor Xs’; sin embargo, las casualidades y el ojo experto del director John Bolívar le cambiaron la vida. Hoy se destaca como Daniela Astudillo en la telenovela ‘Primera dama’.

Pedro Almodóvar / Foto: Getty Images / Revista GENTE Colombia

Dice que ya se empieza a sentir viejo (tiene 62 años) y que la luz le causa migrañas. Afirma que su pasión por el cine sigue intacta. En esta entrevista exclusiva con GENTE el director español se reafirma como gran conversador y habla de su nuevo y retorcido filme, ‘La piel que habito’ –nominado a un Globo de Oro–, que se estrena este 20 de enero en Colombia.

Laura Perico / Fotografía: Ricardo Pinzón Hidalgo © Revista GENTE Colombia

Tiene 22 años y un apellido boyacense (aunque es bogotana). Comenzó a actuar a los 14 años en ‘Francisco el matemático’. Es una de las estrellas de la serie de Canal RCN, ‘¿Dónde está Elisa?’ (una de las grandes producciones de 2012). Aquí escribió sobre patear muñecas, su gusto por las serpientes y su lado vampiro.

Barcelona, el mejor equipo del mundo / Foto: EFE / Revista GENTE Colombia

Mientras los expertos debaten el interrogante, GENTE cree que un magnífico plan para 2012 es disfrutar los partidos de esta maravillosa banda de futbolistas liderada por el genio argentino Lionel Messi.

Tim Burton / Fotos: AP (izquierda) y EFE / Revista GENTE Colombia

Es uno de los directores de cine más poderosos del momento, sus películas sobrepasan los tres mil cuatrocientos millones de dólares en recaudo y la revista ‘Vanity Fair’ lo destaca como uno de los influyentes de Hollywood. Dos décadas después del estreno de su ‘Batman regresa’ y en un año crucial para su carrera (presentará dos nuevos filmes: ‘Dark Shadows’ y la animada ‘Frankenweenie’), GENTE recuerda el legado de este hombre, creador de un joven con manos de tijera y esposo de otro personaje de ficción, la actriz Helena Bonham Carter. Por el escritor Ricardo Silva Romero (@rsilvaromero).

DiverGENTE / Humor político por Arias y Troller / Revista GENTE Colombia

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Viviane Morales / Perfil de GENTE

Fiscal General, Viviane Morales. / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Viviane Morales, la Fiscal General de la Nación, la ‘mano de hierro’ de la justicia y el principal alfil de Santos contra la corrupción, ahora atraviesa momentos difíciles, no por cuenta de su trabajo, sino por lo controvertido que ha resultado su reciente matrimonio –y por segunda vez– con Carlos Alonso Lucio, quien tiene un pasado non sancto. Pero, ¿cuál es la historia de la Fiscal? Descúbranla en el perfil que publicó Revista GENTE Colombia en su edición de febrero de 2011

Por Elizabeth Reyes Le Paliscot / Fotografía: Ricardo Pinzón

De cerca esta bogotana parece mucho más joven de los 49 años que cumplirá en marzo. Y en la enorme terraza de cemento, que rodea su despacho en el búnker de la Fiscalía, ya impuso su toque femenino: sembró hortensias, bugambilias y orquídeas. Está estrenando oficina. No ocupó la de siempre, la de sus antecesores. ¿Por qué? “No quiere sentirse encerrada”, explica su secretaria. Es difícil, sin embargo, que vuelva a ser libre. Ahora, tras un paso suyo, va un ejército de escoltas.

Nada más lejos de lo que sucedía hace dos meses, cuando Viviane Morales llegaba solitaria en su viejo Renault, todos los días a las 5 y 50 de la mañana, a las oficinas de Caracol Radio. No es periodista, pero desde finales de 2009 se enfrentaba al micrófono como analista política de la mesa de trabajo de Darío Arizmendi. Allí era capaz de resumir extensas sentencias de la Corte Constitucional en solo 30 segundos. Hasta ahí, la vida de esta madre de tres hijos adolescentes, cristiana convencida y también profesora universitaria, era normal. Nada –o casi nada– podía revelar que se convertiría en la ‘Dama de Hierro’ de la justicia. Hoy, sus amigos recuerdan lo que le dijo el presidente, Juan Manuel Santos, cuando era candidato, a Arizmendi: “¿Usted se pone bravo si me la llevo para mi gobierno?”.

Ahí empezó su historia como Fiscal General de la Nación y lo demás sucedió tan rápido, como ya es costumbre, en su vida. Empezó a estudiar Derecho a los 15 y siempre fue la menor y la mejor de su curso. Llegó a la Cámara antes de los 30 y a los 40 ya tenía una carrera de 11 años como parlamentaria. Lo mismo sucedió cuando el presidente Santos la postuló a la terna para la elección del Fiscal: fue la candidata más joven y arrasó con 14 de 18 votos posibles. Pero, realmente, a nadie que la conozca le sorprende que sea ella –la nena–, la nueva Fiscal. Inclusive, Fernando Rincón, que es su amigo desde que tenía 17 años, está convencido de que Morales, es de talla presidencial.

Fiscal General, Viviane Morales. / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

El sueño de un padre

Todo comenzó cuando tenía 10 años, porque al contrario de lo que sucede con los niños, la Fiscal creció escuchando los discursos de Jorge Eliécer Gaitán que su papá, Israel Morales, un liberal de partido, solía ponerle como si fueran canticuentos. Y luego, cuando él empezó a estudiar Derecho, fue ella quien le tomó las lecciones de Derecho Romano. “Me exigió tanto que no tuve infancia”. A los 30 años solo había ido a una fiesta y a los 38 aprendió a bailar. Lo suyo siempre fueron los libros y la música clásica –a los 12 descubrió a Schubert–.

Nadia, su hermana menor, dice que don Israel la formó para ser política, por eso no dudó en elegir el Derecho. Fernando Rincón, que iba más adelante que ella en la Universidad del Rosario, la recuerda por su pelo largo y ondulado y por una mochila, que ella misma hizo, donde se leía: “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Sabía hacerse notar porque siendo tan chiquita seguía los debates en el Congreso, lo que pasaba en los partidos políticos y era muy buena oradora.

Ahora, con su elección, sus amigos han hecho público que estando en la universidad participó en una votación para definir si Jaime Michelsen Uribe, dueño del Banco de Colombia donde trabajaba don Israel desde los 15 años, continuaba o no en la junta directiva del Rosario. Ella sabía que el magnate enfrentaba un escándalo por fraude y no dudó en negarle el voto, lo que le costó el puesto a su papá. Tenía 19 años y él no se lo reprochó. “Cuando lo llamaron, mi papá respondió que entendía el despido porque todos tenían derecho a tener una oveja negra en la familia. Yo creo que decir eso le dolió todavía más porque yo era su hija estrella. Salió porque su hija tuvo una conducta libre, en la que nunca influyó”.

Viviane Morales. / Foto: EFE.

Igual la apoyó a los 29 años cuando los pastores cristianos de Bogotá decidieron lanzarla a la Cámara de Representantes en medio del auge de la Constitución que modificó el artículo sobre la libertad de culto. Morales llevaba más de diez años asistiendo a la iglesia cristiana, se había casado con el pastor Luis Alfonso Gutiérrez (padre de sus tres hijos) y hacía parte del movimiento Unión Cristiana. La campaña le costó un millón 500 mil pesos. Con su padre diseñaron un afiche que pegaron frente a todas las iglesias cristianas. En dos meses habló con 300 pastores y, para su sorpresa, sacó más de 17 mil votos.

Esa fue la primera vez que el país supo de la hoy Fiscal. Luego vendría la Ley de libertad religiosa de la cual fue ponente y que se convertiría en su primer gran triunfo. También fue noticia, al comienzo de su carrera como parlamentaria, por oponerse a la inscripción de candidatos que representaban a los homosexuales. Años después, cuando era senadora, durante una votación de un proyecto para que el Estado reconociera a las parejas homosexuales, fue la única que votó en contra. Su argumento: no se podían concentrar en la expedición de leyes que amparan derechos particulares.

En el ojo del huracán

Pero la batalla que más la visibilizó fue la defensa del fuero parlamentario durante la polémica administración del entonces presidente Ernesto Samper. Gabriel De Vega, otro de sus amigos, dice que fue una pelea de principios. Como representante a la Cámara ella votó por la absolución de Samper, la acusaron de prevaricato y por eso interpuso una tutela –que ganó–, mientras la cuestionaron por  defender a Samper’. “En Colombia hay causas que se estigmatizan. Yo defendí la inviolabilidad parlamentaria como constitucionalista, pero fíjese que la vieron como la tutela para acabar con el 8.000 y nada que ver con mi tutela. ¿Usted sabe lo que es llegar a la Corte Suprema a rendir indagatoria y negarme al interrogatorio diciendo que no tienen derecho a investigarme? Necesité valor, porque ya me veía entrando a la cárcel”.

Ese talante también quedó demostrado cuando se presentó en el Congreso, vestida de saco y corbata, para protestar por unas declaraciones machistas del senador Roberto Gerlein. Él dijo: “la vagina del Senado se ha enrarecido”. Lo cierto es que tuvo que retractarse y la Fiscal fue clara con su traje: “¿será que así sí me va a respetar, doctor Gerlein?”.

En 1999 volvió a celebrar. Luego de seis intentos para convencer al Congreso logró que se aprobara la Ley de Cuotas. De ahora en adelante uno de cada tres cargos directivos en el sector público sería para las mujeres. “Algunas en el Congreso no apoyaron la Ley porque decían haber llegado por sus propios medios. Pero venían de familias acaudaladas. Yo sabía que las mujeres necesitaban un impulso y todavía lo siguen necesitando”, dice. De nuevo fue noticia con la Ley de acciones populares y cuando presentó un proyecto a favor de la legalización de las drogas. Luego, su vida política quedó a un lado y estuvo en el ojo del huracán por culpa del amor.

Viviane Morales. / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Las grandes pruebas

Hace solo un mes, la nueva Fiscal fue homenajeada por los cristianos, donde, emocionada hasta las lágrimas, dijo: “Fui probada, creo que he pasado por 10 años de prueba, momentos difíciles, de desierto, de soledad y solo me sostenía creer en un Dios bueno y fiel, que me había dicho el año pasado: Viviane, yo te devolveré el doble”.

Ese ‘desierto’ al que se refiere la Fiscal empezó cuando se divorció de su primer esposo y luego se enamoró de Carlos Alonso Lucio, ex militante del M-19 y después asesor de los paramilitares, que estaba preso en La Picota. A Nadia la asombró la decisión de su hermana por defender ese amor, “me parecía irracional, pero la veía feliz. Estaba dispuesta a enfrentar ese sentimiento así fuera en detrimento de ella”. Al matrimonio asistieron 1.500 personas y la ceremonia fue muy emotiva porque ambos hablaron del amor y de Dios. Uno de sus amigos dice que “ella soñaba con que Lucio se volvería pastor, que fundarían una iglesia y bajo el amparo de ese sueño lo arriesgó todo”. Para muchos fue un acto insensato y para otros una muestra de su férrea personalidad. Inclusive, recién elegida Fiscal, sus contradictores, refiriéndose a Lucio, cuestionaron su criterio, pero ella ha dejado claro que es su experiencia y lo que ha sido “lo que habla por mí y punto”.

Luego vendría la pérdida de su ojo izquierdo por una infección causada por una bacteria, cuando se sometió a un trasplante de córnea. Quedó desolada. “No sé si por exceso de valentía o de arrogancia, no solté una sola lágrima por el ojo perdido y decidí callar”, escribió en un texto titulado La Mirada. Ese día le pidió a Fernando Rincón que fuera a su apartamento. “Estábamos en un balcón y me dijo que me iba a contar algo, pero que no podía llorar. Luego lo soltó: ‘perdí el ojo’, y yo le dije: ‘para lo que hay que ver’… pero por dentro me estaba muriendo”, le contó Rincón a GENTE.

Después, Morales se fue a Estados Unidos con sus hijos, estudió inglés, se separó de Lucio y, por primera vez, fue ama de casa consagrada. Luego regresó al país para volver a la vida pública, pero se quemó en las elecciones para el Senado de 2004. Se dedicó a la docencia y luego vino el periodismo como un bálsamo. Ella dice que durante los últimos diez años Dios formó su carácter. “Pasé muchas etapas críticas, oscuras, en las que siento que estaba trabajando en esta escultura”, y se señala.

Es claro que para la Fiscal lo más profundo en su vida es su creencia religiosa y por eso ha dicho que para tomar sus decisiones solo va a mirar a los ojos de Dios. “Soy cristiana, pero también soy demócrata, y creo en los principios liberales para la construcción del Estado. Y aunque hoy salen a criticarme, pensando que como funcionaria pública voy a utilizar una especie de discriminación por motivos religiosos. No, soy una persona tolerante y respetuosa, pero el trasfondo de mi vida es que creo en unos valores cristianos y en Dios, son mis inamovibles”. Nunca pensó ser Fiscal General de la Nación. De niña decía que quería ser Presidenta y sus hijos siempre la escucharon hablar de su sueño de ser magistrada de la Corte Constitucional. Ahora que los colombianos esperan ansiosos las decisiones que tome en el caso de las ‘chuzadas’, muchos le desean que se sepa rodear en ese paquidermo –como ella ha llamado a la Fiscalía– porque lo que sí es cierto, es que tiene más de un reto bíblico que cumplir.

Viviane Morales. / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Andrea López: “No soy una fiera”

Andrea López, actriz. / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

La amiga traidora de la comedia ‘El secretario’, la caleña amante de los perfumes y la ‘solitud’, demuestra en este editorial que su mejor photoshop es su rutina de ejercicios. Miren, revisen, repasen y recreense con este cuerpo que no pasó por el retoque digital. La realidad, sí señores, supera a la ficción. Andrea López fue la protagonistas de una de las producciones fotográficas más candentes de Revista GENTE Colombia en 2011. (Artículo publicado en nuestra edición de noviembre).

El abrigo negro cae sobre el piso y Andrea López (Cali, 34 años) queda semidesnuda ante los débiles rayos del sol que intentan calentarla en esta bogotana tarde invernal. No hay un solo gesto de pudor, solo una leve sonrisa de libertad. No les pide a las productoras de GENTE que la tapen con una bata cuando el fotógrafo hace sus obligatorias pausas para repasar el material que ha disparado. “Así estoy bien, gracias”, dice ella. Una hora antes, refugiada bajo unas grandes gafas negras, cubierta por unos blue jeans y un suéter claro, la sensual Paola Zorrilla de El secretario, la recordada ‘Rana’ de O todos en la cama, se notaba incómoda. Distante. Inquieta. Medía sus palabras. Al quitarse la ropa cambió. “¿Te parece que soy una vestida y otra desvestida? Hmm. Nunca me habían dicho algo así. No había pensado en eso. Cada uno tiene su propia opinión sobre mí”.

Andrea López / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Se afirma que López es antipática, que se le suben los humos con facilidad, que deja plantados a los periodistas. Tiene fama de brava. “Se dicen tantas cosas. ¿Hoy te parecí una fiera? –hay que decir que la actriz estuvo más de medio día con nuestro equipo y más que tigresa, fue una gatita–. No soy la más entradora. No trato de quedar bien, ni hablo demasiado; desde pequeña he sido solitaria, y soy muy seria, por eso algunos creen que soy difícil y antipática. Las apariencias engañan”.

Andrea López / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Sí, es cierto que le gusta estar al mando –en la sesión, sobre todo al comienzo, revisaba que las imágenes fueran como ella las imaginaba–. “Soy algo controladora, me cuesta aceptar que las cosas no salgan como quiero, pero estoy aprendiendo a soltar, a dejar que suceda lo que tenga que pasar”. También es verdad que, como señalan los críticos, es “la mala más buena de la televisión colombiana”. Buena: diestra en encarnar villanas –recuerden su Julieta en El fantasma del Gran Hotel–. Buena, por “buena” –si esta niña fuera una carretera, con esas curvas sería el rally más peligroso del mundo–. La firmeza de su cuerpo se la debe al crossfit, una rutina de entrenamiento físico heredada de los militares gringos: “Mira qué lindas mis manos, están llenas de callos –son gruesos y cafés–, estoy orgullosa de ellos, son el resultado de mi trabajo con las barras”.

Andrea López / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Por fuera está reluciente (y huele estupendo, tiene casi cien perfumes en casa, hoy se puso Aromatic Elixir), y por dentro anda en un proceso de cambio: “Estoy en un continuo aprendizaje. Todos los seres humanos somos como niños chiquitos, no paramos de crecer. No quiero tener hijos, por lo menos no ahora, en este momento estoy concentrada cuidando y conociendo a la persona que más me interesa: a mí misma. No tengo pareja ni la estoy buscando, estoy sola adrede. Lo mío no es soledad, es solitud”.  ¿Solitud? “Una soledad buscada. Un espacio para estar en contacto con mi corazón y con mi ser. Soy una persona felizmente solitaria”. La acompañan a diario un perro (Simón) y una gata (Tara).

Andrea López / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

Su actual papel en El secretario ha dejado ver, de nuevo, su lado más pasional. En la descripción de su personaje, Paola Zorrilla, se lee: “para lo único que sirve es para proveer buen sexo”. Algo que ella debate. “Lo gracioso es que mi papel ha tenido de todo menos sexo, nada que ver, la novela no se presta para eso. Entonces, sexo, poco”. Pero sexy, mucho.

Andrea López / Fotografía: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

GENTE / Diciembre de 2011

Sofía Vergara./ Foto: Cortesía Movie City / Portada Revista GENTE Colombia Diciembre 2011

Los colombianos la recordaremos siempre como aquella sensual costeña que saltaba sobre la arena caliente, quitándose prenda por prenda para no quemarse los pies, hasta llegar al carrito donde se refrescaba con una Pepsi. Pero arriba, en Estados Unidos, Sofía Vergara pasará a la historia por su papel de Gloria en la serie Modern Family, que seguramente traerá en 2012 más éxitos para la barranquillera. La ‘Toti’ es la portada de la edición de diciembre de 2011 de Revista GENTE Colombia, y ella junto a otros 12 talentosos colombianos serán protagonistas, en diferentes áreas, el año que viene. Además: las columnas de Natalia Springer y Vicky Dávila; la recontrucción de una nefasta noche de rumba en el Valle del Cauca, donde cuatro personas murieron a causa de un trago de licor adulterado; un perfil muy humano del joven gimnasta y medallista de oro, Jossimar Calvo; la telenovela que es la vida de la reina Valerie Domínguez, hecha cómic; y la conmovedora entrevista del director de GENTE con Johan Steven Martínez, cuyo padre fue asesinado por las Farc tras 13 años de secuestro. También en esta edición: las victorias de Brad Pitt como padre; los días de Paola Turbay por Hollywood y su primera película: Mamá, tómate la sopa; las notas que salen del chelo del talentoso Santiago Cañón y la visita a la tierra de un ángel de Victoria’s Secret, Alessandra Ambrosio. Pero hay más: los días como actriz de cine de Paula Barreto, actriz del nuevo estreno de Dago: El escritor de telenovelas; la bebé que cambió a Bianca Arango, quien posó ‘Al Natural’ para GENTE; las manos mágicas de Gloria Hincapié y el homenaje a la eterna reina del soul contemporáneo, Amy Winehouse. Recorran el menú temático de nuestra edición de Diciembre de 2011 a través de las siguientes imágenes.

Natalia Springer. / Revista GENTE Colombia.

Trago amargo. / Foto: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

En estas fiestas de Navidad y Año Nuevo, el consumo de licor adulterado aumenta considerablemente. Las consecuencias son realmente nefastas como lo muestra GENTE en este reportaje en el que se reconstruye la historia de una rumba que terminó en tragedia

Jossimar Calvo. / Foto: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Esta es una historia con final feliz. Su protagonista es un joven de 17 años, criado en uno de los barrios más duros de Cúcuta y quien en este 2011 le dio a Colombia enormes alegrías en el bello y estético deporte de la gimnasia. A pesar de que vive en la extrema pobreza, en el cuarto de su casa abundan las medallas de oro que ganó este año. Una conmovedora crónica que ratifica que los sueños no tienen límites

Enredados. / Ilustración: Diego Robayo © Revista GENTE Colombia.

La i ncreíble y triste historia de unabella reina y un pilluelo desalmado. La novela más exitosa del 2011 promete un desenlace sorprendente
para este 2012

Johan Steven Martínez. / Foto: Javier Francisco Perugache Martínez.

Es difícil hallar las palabras para calificar la fortaleza y madurez que exhibe el hijo del sargento viceprimero del Ejército Nacional, José Libio Martínez Estrada, asesinado por las Farc el 26 de noviembre en las selvas del Caquetá tras 13 años, 11 meses y 5 días de secuestro. Aquí está su testimonio

Los personajes 2012. / Revista GENTE Colombia.

Después de una detallada revisión de sus trayectorias, sus logros, su influencia y sus futuros proyectos, en GENTE creemos, con firmeza, que estos serán los personajes que marcarán el rumbo del país durante los próximos meses en el mundo del espectáculo, la política, la economía, la ciencia, el deporte, la literatura y la moda, entre otros campos

Personajes: Sofía Vergara. / Revista GENTE Colombia.

Personajes: Luis Carlos Sarmiento Angulo. / Revista GENTE Colombia.

Personajes: El Movimiento Estudiantil. / Revista GENTE Colombia.

Personajes: Juliana Robledo y Manolo Cardona. / Revista GENTE Colombia.

Este es un abrebocas de los Personajes 2012. La lista completa la pueden ver en la edición impresa de Revista GENTE Colombia.

Brad Pitt. / Foto: AP.

Los hombres lo envidian por ser el esposo de Angelina Jolie (las mujeres la envidian a ella). Tiene 47 años, varios papeles memorables –basta recordar ‘El club de la pelea’ o ‘Bastardos sin gloria’–, seis hijos y lo veremos en las salas colombianas en las películas ‘El árbol de la vida’ y ‘Moneyball’. En esta entrevista exclusiva con GENTE nos contó el porqué su francés es una “merde”

Paola Turbay. / Foto: Pablo García © 2011.

La exvirreina universal de la belleza, la vampira de ‘True Blood’, la madre de Sofía (15 años) y Emilio (11) interpreta su primer papel protagónico en el cine en ‘Mamá, tómate la sopa’, dirigida por Mario Ribero (‘Yo soy Betty, la fea’), que se estrena este 25 de diciembre. Sobre esta experiencia, sus agitadas semanas de audiciones y los borrachos peligrosos de Los Ángeles, habló con GENTE

Santiago Cañón. / Fotografía: Fabían Acosta © Revista GENTE Colombia.

Es el niño genio de la melodía sinfónica en Colombia. Tiene solo 16 años, es bogotano, toca el violonchelo y en enero será una de las jóvenes figuras del Festival de Música de Cartagena: Mientras tanto, graba en Nueva Zelanda su primer álbum como intérprete

Alessandra Ambrosio. / Foto: Cortesía Grupo Éxito.

Es una de las cinco modelos mejor pagadas del mundo, hace pocas semanas participó (como lo hace desde hace 10 años) en el ‘Fashion Show de Victoria’s Secret’ y permaneció tres días en Cartagena realizando fotos para el catálogo de la nueva colección de Arkitect. Estuvimos con ella

Paula Barreto, actriz. / Foto: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Alejada de los reflectores y las lentejuelas, del afán de figurar y de los escándalos, Paula Barreto ha logrado trabajar, casi ininterrumpidamente, durante cinco años, desde que llegó a Bogotá para participar en la novela ‘En los tacones de Eva’. Regresó al horario estelar como parte del elenco de ‘La primera dama’ y ahora vuelve al cine en la película ‘El escritor de telenovelas’, que se estrena el 25 de diciembre

Bianca Arango. / Foto: Ricardo Pinzón © Revista GENTE Colombia.

Nació en Estados Unidos, pero tiene alma paisa. Es modelo –de las mejores–, actúa en la telenovela ‘Tres milagros’ y forma parte del equipo radial de ‘La W’. Paracaidista, amazona, salta charcos, atleta, en estas páginas escribe sobre sus facetas desconocidas

Gloria Hincapié. / Revista GENTE Colombia.

Gloria Hincapié ha sido elegida como una de las mujeres más influyentes de Estados Unidos: por sus manos pasan, para embellecerlos, los  cuerpos de sensuales celebridades. Es colombiana, de Santa Rosa de Cabal, Risaralda, ha salido en importantes revistas internacionales y ahora revela sus secretos en GENTE

Amy Winehouse. / Foto: Universal Music.

Su muerte fue uno de los hechos que más conmoción causó en este 2011. Ese día, el 23 de julio, tenía 27 años, mucho alcohol en la sangre y el corazón roto. Su matrimonio fue un fracaso (su marido terminó en la cárcel), los paparazzi la seguían adonde fuera y ella no paraba de drogarse ni siquiera en los centros de rehabilitación. Fue una gran cantante –aunque de pequeña sus padres no le veían cualidades para serlo–, y para dar fe de ello, su amigo y productor Salaam Remi recopiló 12 de sus canciones en el álbum: ‘Lioness: Hidden Treasures’, que se acaba de lanzar. Él nos habló sobre la Amy que conoció. Y por eso, GENTE le rinde este homenaje

DiverGENTE. / Por: Arias y Troller © Revista GENTE Colombia.

DiverGENTE. / Por: Arias y Troller © Revista GENTE Colombia.

Vicky Dávila. / Revista GENTE Colombia.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Búsqueda entre la niebla

Jairo Ochoa, busca a su hijo. / Fotografía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Perder a un hijo en una región cubierta de niebla es desolador. Eso lo sabe Jairo Ochoa, el papá de Camilo, un estudiante de 19 años al que pareciera se lo hubiera tragado la montaña: desapareció en el Parque de Los Nevados. Para su edición de Septiembre de 2011, Revista GENTE Colombia viajó hasta el último lugar donde lo vieron con vida, un paraje bello, imponente y solitario, a 3.700 metros de altura. Hoy, cinco meses después, continúa la búsqueda.

 Por Elizabeth Reyes Le Paliscot. Fotografía: Julián Lineros.

Enviados especiales a Quindío y Tolima

Al otro lado del teléfono, la voz de Jairo Ochoa se escucha cansada. Se acaba de enterar de que no buscarán más a Camilo. Su espera en la Estación de Bomberos de Salento, un pueblo alegre y colorido a 40 minutos de Armenia, parece haber llegado a su fin. Eso es lo que piensan quienes lo han visto deambular por sus calles empinadas desde el día en

que se conoció la noticia de la desaparición de su hijo. Fue un miércoles. Llegó apurado desde Bogotá con la angustia instalada en su estómago. Desde entonces, el 23 de junio, hace casi tres meses, intenta alargar las horas. Mete las manos entre los bolsillos de un saco azul que se vuelve a poner día tras día y ya no le importa si le crece la barba. Espera.

Así pasa. De tanto buscar a un desaparecido, el único que cree que regresará vivo es quien lo sigue llorando en las noches. Jairo Ochoa lo sabe y ha tenido que aprender a tragarse esa soledad que va unida a la desaparición. Pero otra cosa –dice– es tener que resignarse a escuchar por teléfono las noticias sobre la búsqueda de Camilo. Él renunció a sentir esa impotencia. Se quitó su bata de enfermero y viajó hasta Salento, donde tenía que haber llegado su único hijo.

Camilo Ochoa. / Foto: Archivo Particular.

–Aquí me quedo hasta que lo encuentre, porque Salento es lo más cerca que puedo estar de Camilo–.

Eso fue lo que dijo Jairo Ochoa al otro lado del teléfono. También murmuró que si las autoridades paraban la búsqueda, él iría hasta esas altísimas montañas entre Quindío y Tolima donde vieron por última vez a su hijo de 19 años. Caminaría hasta La Primavera, una finca a diez horas de Salento y a 3.700 metros de altura, paso obligado para llegar al pueblo. O si se quiere, para ir al nevado del Tolima, esa imponente cumbre cercada de niebla. Después, ya vería.

Camilo y sus compañeros. / Foto: Archivo particular.

En la montaña

Desde el 23 de junio, Jairo Ochoa duerme en una habitación improvisada en la Estación de Bomberos de Salento y almuerza en una casa que está enfrente. Todos en el pueblo saben que es el papá del estudiante de antropología de la Universidad Nacional que se perdió en los nevados. Algunos le preguntan por Camilo y otros solo agachan la mirada, pero siempre murmuran y hacen cábalas.

Se le nota la tristeza. Es un hombre pequeño, delgado y ahora tiene unas enormes ojeras. Le gusta acomodarse sus viejas gafas mientras saca una libreta donde registra con detalle cada cosa que le dicen sobre su hijo. También tiene escritas las hipótesis de lo que le pudo haber pasado y hasta las locuras –dice– que se han atrevido a insinuarle.

–Que Camilo ya salió de los nevados y que sencillamente, no quiere regresar. ¿Cómo no va a querer regresar?–.

Jairo Ochoa en la búsqueda. / Fotografía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

En las afueras de Salento son las tres de la tarde de un lunes lluvioso. Jairo camina sobre la vía al Valle de Cocora, que está inundada por palmas de cera. Han pasado más de dos meses desde que vio por última vez a Camilo, en Bogotá. Le había contado del viaje. Se iría con un grupo de amigos de la universidad. Llegarían primero a Ibagué, de ahí subirían hasta Termales de Cañón, en las estribaciones del nevado del Tolima, donde –luego lo sabría– el grupo se separó. El lugar es un cruce de caminos en el Parque Nacional de los Nevados, un paraíso de 58 mil hectáreas que se extiende por Caldas, Risaralda, Tolima y Quindío.

Lleva botas de plástico, guantes de lana, un morral, un machete y una bolsa de dormir. Atún, panela, una linterna. Es un viejo zorro para caminar. Camilo heredó su gusto por la pesca, por conocer las montañas, por acampar. Por eso, hay momentos en que lo imagina en el páramo y lo ve resistiendo sin sentirse ajeno a tanto frío y tanta niebla. También imagina que come como lo hicieron el día antes de viajar, cuando le contó que había comprado una carpa de alta montaña, ropa para el frío, fósforos, panela molida y enlatados. Jairo lo aconsejó. También hablaron de otro viaje al Ecuador y de un sueño: Camilo quería irse de intercambio a Alemania.

Jairo Ochoa en la búsqueda. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Todo lo cuenta mientras camina, primero por un bosque tupido cargado de agua y luego por un valle inundado de frailejones. Está a 2.390 metros de altura y subirá a 3.700. Lo guía Albeiro, un hombre que conoce la región como pocos y que se ha ofrecido a acompañarlo hasta La Primavera. Cada tanto, cuando se topan con avisos que indican la altura y la distancia que les falta por recorrer, este hombre de 56 años saca una foto del rostro de Camilo y la acomoda como puede sobre trozos de madera. También hace conjeturas, pregunta por atajos, revisa cada rastro que encuentra en el camino, los huecos, las hendijas. Todo, por más pequeño que sea, se convierte en una gran esperanza. Y eso incluye a la guerrilla.

–¿No le parece una paradoja? –.

La pregunta la hace en voz alta a las nueve de la noche en Estrella de Agua, una finca a mitad de camino entre Salento y La Primavera, donde pararon a dormir con Albeiro. Lo hacen sobre el suelo, en un cuarto desnudo con paredes de madera y piso de cemento. Jairo cambió sus medias mojadas, tomó agua de panela y se refugió en su bolsa de dormir. Albeiro no pudo mirarlo en la oscuridad. Llovía a cántaros. Más tarde le diría: “Solo en las noches es que se dimensiona el tamaño de la tragedia”.

Jairo Ochoa pegando carteles de su hijo. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

En el páramo

Jairo Ochoa habló con su hijo el día que salió de Bogotá, al siguiente y otro más. La última vez lo ubicó en el celular de su amiga Kery Moreno. Sabe que de Termales de Cañón buscarían llegar a Salento, atravesando el Parque de los Nevados. También sabe que Camilo camina despacio porque va tomando fotografías y que esa manía es vieja. Lo que no entiende es cómo se pudo rezagar tanto del grupo como para tener que acampar solo en la laguna del Encanto, a más de 4 mil metros de altura.

Está seguro de que esto ocurrió porque un campesino vio de lejos la carpa de Camilo y fue a buscarlo a la laguna. Ahí se enteró que los cuatro jóvenes que habían dormido en su finca, la noche anterior, eran los amigos de Camilo. Pero a él parecía no importarle estar solo, contó luego el campesino. Se veía tranquilo y le pidió que lo guiara hasta La Primavera.

Lo que pasó con sus amigos no resulta tan fácil de entender, aunque sus explicaciones son tan sencillas, que desconciertan. Ellos dicen que Camilo se quería devolver hasta Termales de Cañón y que como se fue rezagando, asumieron que había regresado y ya no se preocuparon por esperarlo. Se lo contaron a Jairo cuando volvió a llamar al celular de Kery, sin saber que mientras avanzaban hacia Salento, Camilo se perdía en una región tan vasta como difícil por la espesa vegetación y las bajas temperaturas. Cuando todo se supo, ya habían pasado siete días y las alarmas sonaron trasnochadas.

Jairo Ochoa camina por el páramo. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Hasta aquí, la historia no tiene mayores altibajos, piensa Jairo, ahora que comienza realmente a desandar los pasos de su hijo. Confía en Albeiro y a pesar de la lluvia, emprenden nuevamente la subida hacia La Primavera. Los montañistas llaman al sector, El Valle de los Perdidos, porque es fácil confundirse de camino por culpa de la espesa niebla. Las huellas del ganado y las mulas también distraen a los turistas que van o vienen del nevado. Cada cierto tramo, una cinta amarilla amarrada a cualquier rama es la única forma para seguir la ruta. Jairo no puede disimular su angustia. Es como si él también se sintiera perdido. Y de nuevo empieza a hacer conjeturas.

Realmente, lo que más desconcierta a este hombre metido entre las montañas en las que se perdió Camilo, es que no se haya encontrado ni un solo rastro de él durante las tres grandes búsquedas que han hecho los organismos de rescate. Lo mismo dicen los montañistas que suben y bajan continuamente a los nevados. Ni la guitarra que llevaba, ni su pantalón a cuadros café, ni la chaqueta verde oscura, ni sus botas.

Aunque no lo dice, Jairo no puede disimular el malestar que le provoca que le anden repitiendo que a los perdidos siempre los encuentran, vivos o muertos, y que con Camilo todo es un misterio. Mientras se acerca a La Primavera, la respiración se acelera y no es solo por los 3.700 metros de altura. Aprieta el paso. También llora un poco y se aleja de Albeiro. Es la primera vez que lo hace desde que salió de Salento y le sirve para tomar impulso. Jairo sabe que se encontrará con Mabel González, la última persona que habló con Camilo y que en el fondo, oírla a ella es como tener un poco de él.

Jairo Ochoa en la búsqueda. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Sin descanso

El fogón de la cocina es el corazón de La Primavera. Son nuevamente las tres de la tarde y la finca está a reventar. Mabel, la dueña, prepara el almuerzo para los turistas que van hacia el nevado. A su alrededor y por culpa del frío, se amontonan unos cuantos que tratan de calentarse los pies. La mayoría son extranjeros que van con guía y pronto se enteran de que Jairo busca a su hijo Camilo.

–Le ofrecí agua de panela y ni siquiera descargó el morral –dice Mabel–. Iba con su guitarra al hombro. Era la una de tarde y sus amigos pasaron dos horas antes. No dijo mucho, pero no parecía apurado por alcanzarlos. Me regaló tres dulces–.

Jairo Ochoa en la búsqueda. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

Mabel le mostró el camino hacia Salento y lo siguió hasta que se perdió en el valle. Eso fue todo. Jairo le mira las manos mientras la escucha y luego continúa la conversación basado en sus conjeturas. A Mabel le parece remota la posibilidad de que a Camilo lo tenga la guerrilla del ELN, aunque a estas alturas parece la única opción.

–Ellos rondan por acá, eso no se lo puedo negar, pero hasta ahora no se han llevado a nadie–.

Lo otro –dice– es que él hubiera tomado la decisión de irse con ellos. Jairo se vuelve a sentir incómodo. No puede imaginar a Camilo en esa situación. Mira a Albeiro y vuelve a preguntarle: “¿No le parece una paradoja?”. Y ahora se responde a sí mismo: “Mi única esperanza es que a Camilo lo tenga la guerrilla”.

Nevado del Tolima. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

En los días siguientes, Jairo Ochoa continuó buscando. Albeiro lo acompañó como su lazarillo por todo el Valle de los Perdidos y se internaron en la cuenca del río Toche, una zona selvática y lluviosa. Regresó a Salento, fue varias veces a Medicina Legal y al CTI de la Fiscalía en Armenia, pero nada. Hasta le escribió un mensaje al ELN en su página Web. Intentó hablar con el presidente Juan Manuel Santos cuando visitó el Parque del Café y aunque no lo logró, consiguió que el Ministerio del Interior reanudara la búsqueda de Camilo.

Jairo dice que no volverá a las calles de Salento, a sentarse a esperar mientras la tristeza lo sigue consumiendo, como le pasa a María del Carmen Garzón, la mamá de Camilo, que vive en España.

Una última llamada.

–¿Qué ha pasado?

–Nada, no ha pasado nada.

Jairo Ochoa en la búsqueda. / Fotograía: Julián Lineros © Revista GENTE Colombia.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Madonna / GENTE / Artículo completo

Madonna / ©Steven Meisel / Art + Commerce

Tiene 53 años y su reinado sigue vigente. Madonna acaba de estrenar película, ‘W.E.’, trabaja en las composiciones de su nuevo álbum, planea lanzar un perfume: ‘Truth or Dare’ y se rumora que será la principal estrella del Super Bowl en febrero de 2012. La madre de cuatro hijos, la exesposa de dos estrellas del cine, el demonio según los Papas, repasó su carrera, nos contó sobre su gran amor y su filosofía de vida. 
La ‘Reina del Pop’ se confesó, cara a cara, con Revista GENTE Colombia (Artículo de portada de nuestra edición de octubre de 2011)

Por Mario Amaya / Enviado Especial de GENTE a Toronto, Canadá

Fotografía: © Steven Meisel / Art + Commerce

Todos hablamos en voz baja, como si estuviéramos en una catedral. Son las tres de la tarde de un lunes otoñal y en uno de los salones más grandes del Hotel Park Hyatt, ubicado en el exclusivo sector de Yorkville, en Toronto (Canadá), solo se escuchan murmullos. Hay un zumbido de publicistas que se mueven como abejas en una colmena, llevan sus smartphones pegados a las manos a la espera de una vibración, una señal que les indique que la ‘Reina’ está a punto de entrar al recinto. Hay tipos misteriosos de trajes negros que te auscultan con sus miradas; son el destacamento de seguridad. Es un cálido atardecer. “¿Tardará mucho en llegar?”, pregunta alguien desde el fondo del corredor. “No mucho”, le responden.

Pero se tomará su tiempo. A sus 53 años, Madonna Louis Verónica Ciccone maneja su propio reloj. Ella no gira con el planeta como los demás mortales; el planeta gira en torno de ella. No es una frase de cajón, es pura matemática: más de 300 millones de discos vendidos, 29 años de éxitos y escándalos –en 1982 comenzó su carrera oficial al firmar con Sire Records–, 408 millones de dólares recaudados con su Sticky & Sweet Tour –que terminó en septiembre de 2009 y se convirtió en la gira más rentable de todos los tiempos para una solista–. Madonna es dinero. En el listado de la revista Forbes se ubica entre las 10 celebridades más poderosas del mundo. Pero Madonna también es sexo (este, al fin y al cabo, trae dinero). Es la mujer que se masturbaba y gemía como animal en celo en los recitales del Blond Ambition Tour, la que por un puñado de dólares posó desnuda sin saber que sus fotografías las aprovecharían Playboy y Penthouse, esa que en 1992 dio a conocer su manual de fantasías sexuales en el libro Sex –retratada por su amigo Steven Meisel, el mismo autor del editorial fotográfico que acompaña estas fotos de GENTE– lanzado casi a la par con su disco Erotica.

Madonna es una sobreviviente, una de las pocas estrellas que iluminó los ochenta y no perdió brillo en las décadas siguientes –quizá Prince pueda decir lo mismo–. Qué equivocado estaba aquel editor de Billboard que en 1985 dijo: “Cyndi Lauper seguirá vigente por mucho tiempo. Madonna estará fuera de este negocio en unos seis meses”. Ella sabe que sus frases y actitudes causan conmoción: “No me hubiera gustado tener un pene, habría sido como tener una tercera pierna”, dijo en una entrevista; pero, así como su pupila, Lady Gaga, su locura y su arrebato son producto de un plan cuidado para conquistar el planeta y escandalizar puritanos. Dos papas de Roma la vieron como si fuera el demonio. Juan Pablo II, en 1990, escandalizado ante su inmoralidad, les pidió a sus feligreses que no fueran a verla a sus conciertos. Luego, Benedicto XVI se molestó porque la cantante usaba una cruz en sus recitales. Ella, en 2008, cantando en la capital italiana dijo: “Le dedico esta canción al Papa”, era Like a Virgin. Con el paso del tiempo se confirmó que en la guerra contra Madonna, Dios siempre ha perdido.

Madonna / ©Steven Meisel / Art + Commerce

La corte de la ‘Reina’

Después de una espera tediosa, son casi las cuatro de la tarde, los murmullos del salón se multiplican. Una de las asistentes se aproxima y dice en voz baja y con una venia que: “Madonna ya está aquí”. Se escucha un creciente ruido de zapatos y tacones que golpean el piso. ‘Madge’ –como le dicen en Inglaterra– entra al salón acompañada de cinco guardaespaldas. Dos se quedan con ella; los tres restantes se sitúan en rincones estratégicos de la espaciosa habitación. El lugar está ambientado con afiches y material promocional de W.E. la película que ella escribió, dirigió y acaba de presentar en el Tiff (Festival Internacional de Cine de Toronto). La ‘ambición rubia’ sonríe, está impecablemente maquillada, y su look es perfecto: blusa roja, falda negra y zapatos de tacón de Yves Saint Laurent; un brazalete de Cartier –hecho exclusivamente para ella–, bolso de Givenchy, reloj de Jacob and Co. y un pendiente, diseñado por Neil Lane, con las iniciales de su filme: W.E. Nos sentamos frente a frente. Un séquito de al menos 20 personas se dispersa lentamente por el recinto. Su representante de siempre, la experimentada Liz Rosenberg, me había advertido: “Si haces alguna pregunta que consideremos inaceptable, hasta ahí llegó la entrevista”.

Madonna se disculpa por el retraso y, desde el comienzo, impone sus reglas. Me toca con suavidad el brazo y dice: “Preferiría que habláramos, básicamente, de la película”. Yo, “preferiría”, preguntarle cosas más banales, como si fue verdad que Sean Penn la tuvo amarrada durante más de nueve horas cuando estuvieron casados, o si es cierto eso de que el único hombre que se le escapó fue Antonio Banderas (ella ha aceptado que estaba enamorada del español) o sobre las mascarillas esas raras que se supone usa para dormir.

Pero a la ‘Reina’ no se le lleva la contraria. W.E., el segundo filme que dirige –el primero fue Filth and Wisdom, uno de los fracasos de 2008–, es la historia de amor entre el rey Eduardo VIII de Inglaterra (James D’Arcy) y la estadounidense Wallis Simpson (Andrea Riseborough), una mujer divorciada por la que el monarca dejará el trono antes de la Segunda Guerra Mundial. El relato es contado por una mujer contemporánea, Wally Winthrop (Abbie Cornish), obsesionada con la vida de Simpson. Madonna estaba empeñada en sacar a la luz la otra cara de esa plebeya, a quien señalaron de arribista, superficial y materialista. “Descubrí que ella era una mujer interesante, compleja, víctima de las circunstancias. Que estaba sola y buscó el amor y la felicidad. Eso es lo que no se cuenta. Wallis deseaba desesperadamente tener un trabajo y una carrera, pero se sentía atrapada y malentendida. Nunca tuvo oportunidad de defenderse. No quise hacer una película biográfica en su estilo más clásico. En W.E. mezclé recursos de otros filmes que he visto y admiro, como La vida en rosa (2007); su cinematografía me ayudó a construir algunas secuencias largas de mi película. Vi cintas del sueco Ingmar Bergman, busqué inspiración en las del francés Alain Resnais e incluso le consulté a Guy (Ritchie, su exesposo), quien me dio muchos consejos técnicos”. La madre de Lourdes, 14 años (fruto de su relación con el coreógrafo Carlos León); Rocco, 11 (hijo de Ritchie); David, 6, y Mercy, 5 (los dos adoptados de Malawi), habla sin prisas, mide cada palabra, es cortés, trata de generar cercanía con su entrevistador, pero, al mismo tiempo, erige una muralla que la separa. Ella es Madonna, el que está en frente, un mortal con preguntas en una libreta.

Las leyes de la vida

En la música, la intérprete de Material Girl o Hung Up, ha vivido un ascenso imparable. Pero en el cine su historia ha sido distinta, ni como actriz, ni como realizadora, ha tenido suerte. ¿Es una deuda por saldar? “No creo que, en general, el público tenga altas expectativas sobre mi trabajo como directora porque solo he realizado dos filmes. He tenido éxito en otras áreas de mi vida y entiendo que los espectadores esperen que pase lo mismo con mis películas. Ojalá juzguen a W.E. por su contenido, no por ser una creación de Madonna”. Cree que al ser un personaje público no se le perdona un fallo: “Sé que por eso me critican con más dureza. Pero no me quejo, si eres un político influyente, un escritor de éxito o un líder mundial, vas a tener libertad, restricciones y críticas en la misma baraja. Esa es la naturaleza de la vida y yo no estoy exenta de esa ley natural”.

El cine es un ejercicio en el que, dice, la ha ayudado su experiencia musical. “Pareciera que hay un gran salto entre ser cantante, presentarte en un escenario y rodar una película. Sí, son disciplinas diferentes, pero cuando estoy planeando uno de mis shows estoy inmersa y concentrada en todo: superviso cada detalle de los bailarines, desde su vestuario hasta las coreografías; el maquillaje y las proyecciones; y esa es la logística que sigo en una película. Reparo en cada detalle, me arriesgo, hay algo intuitivo y en ese sentido me gustaría ser vista como una visionaria”. No miente, la ‘Reina’, controla todos sus productos, musicales o cinematográficos. Se sabe que en el estudio de grabación, cuando está puliendo sus discos, ella tiene la última palabra: “Allí no hay espacio para la democracia”, pero, como dijo en una entrevista que le hizo el director Gus Van Sant (Milk), le agrada la gente que replica: “Las discusiones son bienvenidas, me gusta que me digan: ‘eso apesta’ o ‘estás loca’ o, incluso, ‘eso es una boleta’. Eso te ayuda, te presiona para discernir entre qué está bien y qué es una mierda”.

Madonna / ©Steven Meisel / Art + Commerce

Mamá Madonna

Pero el cine y la música comunican de una manera distinta. “Cantar es una expresión íntima y mucho más visceral, cuando estoy actuando frente al público obtengo una respuesta inmediata; la retroalimentación es instantánea, es una comunicación más primitiva y básica que la que se da en el cine. Filmar es diferente. Te sientes más alejado, al final estás del otro lado de la cámara supervisando que muchos factores se junten para poder llevar a cabo una idea. Es un ejercicio intelectual, otra forma de creación artística, pero he dejado el alma y el corazón en ambas disciplinas. Esencialmente, hacer una película abarca e involucra todo lo que amo”. El cine, además de darle nuevos retos, le ha dado maridos. El primero fue Sean Penn, con el que tuvo una relación algo salvaje y pasada por alcohol: “No creo que haya podido conocerla muy bien, a pesar de haber vivido con ella. La verdad, yo casi siempre estaba borracho”, le dijo el actor a Playboy. El segundo fue Guy Ritchie –después de su divorcio, confesó que la seguía amando, también dijo que su ex era una “retrasada”–, con quien hoy lleva una buena amistad y comparte la responsabilidad de sus hijos.

Lo que dijo Penn, lo repiten muchas personas que han sido cercanas a Madonna. Es difícil saber quién es realmente. Dicen que es una trabajadora incansable, que suele tener pocos días libres, que prefiere ser odiada a no despertar ninguna emoción. Su infancia en Pontiac, Detroit, no fue fácil. A los seis años perdió a su madre, “eres consciente de la pérdida y te sientes abandonado. Los niños siempre piensan que hicieron algo mal cuando alguno de sus padres muere”, le dijo a Vanity Fair. Recuerda que en su infancia fue nerda y algo rara. Que el primer concierto al que asistió fue de David Bowie. Que vino a emborracharse después de su primer divorcio. Que Andy Warhol y Basquiat (amigos difuntos) le regalaron varias obras. “La gente tiene opiniones sobre qué se debe y no se debe hacer. A mí poco me importan. Nunca me imaginé, al marcharme a Nueva York, que iba a ser cantante y compositora. Me dejé llevar por las experiencias, hice audiciones, conocí gente, y una cosa me llevó a la otra. Yo estaba abierta a que llegaran diferentes oportunidades a mi vida. Si te encargas de seguir tu propio destino y te decides a vivir sin pensar en las expectativas de los demás, te van a llegar muchas cosas buenas. Esa es mi filosofía de vida, y es también la de los personajes de W.E. La idea es: exprésate como quieras –de hecho, eso ya lo dijo en una canción–, ten la libertad de hacerlo y abre tu propio destino”.

Hoy, al tenerla cerca, sentir su olor (¿qué perfume puede ser? ¡qué bien huele! En 2012 sacará su propia fragancia: Truth or Dare), verla sentada en su improvisado ‘trono’, escuchar su dicción perfecta y su seguridad aplastante, también se percibe algo más. Es algo raro, es una especie de aura solitaria. Su majestad parece sola. Quizás sea el precio que paga por su fama y sus apuestas artísticas. Igual, es solo la lectura del hombre de la libreta, el que hace las preguntas y no puede ver más allá de este recinto rodeado por guardaespaldas. Tal vez la soledad sea su elección, y siga fiel a lo que decía a comienzos de los noventa: “Creo que todo el mundo se debería casar al menos una vez, así todos se darían cuenta de lo tonto y obsoleto que es el matrimonio”. Le pregunto por eso, por el amor, el del rey que abdica por una plebeya divorciada, el de ella; la monarca del pop. “Hmm, parece que ya comenzaste a coger impulso, ¿no? (se ríe). Soy de las que cree que cuando amas a alguien o algo con mucha pasión, siempre vas a hacer algún tipo de sacrificio. Es la naturaleza del amor, todos nos sacrificamos por los que amamos. Te puedo dar un ejemplo de mi amor más grande: mis hijos; los amo profundamente y tengo que hacer ciertos sacrificios por ellos con cierta regularidad. ¿Qué tal el amor entre los personajes de la película? Yo sé lo que se siente amar así, pero hasta ahora nadie ha abandonado su trono y su jerarquía para amarme de esa manera (se ríe, otra vez)”. Dice que amar es distinto a obsesionarse: “Cuando amas estás en ese estado de dar y entregar. Con la obsesión solo esperas tomar. Llevado por la obsesión quieres quedarte con lo que deseas a como dé lugar. El verdadero amor es dar, esa es la gran diferencia”.

Revista GENTE Colombia. / Foto: ©Steven Meisel Art + Commerce

Las apariencias

El reloj normal, no el de Madonna, indica que queda poco tiempo con ella. Después del cine –la película se estrenará en Estados Unidos a finales de este año; en Colombia aún no tiene fecha–, volverá a su territorio, la música. “Oh, cierto, ¡tengo que ponerme al día con mi otro trabajo! Voy a grabar un nuevo álbum y estoy en el proceso de componer algunas letras. Es una buena transición porque he estado trabajando en W.E. en los últimos tres años de mi vida y ya necesito ese proceso visceral de escribir canciones. Me relajo mucho cuando estoy sola en una habitación con un piano o una guitarra. Pero no dejaré el cine, he estado leyendo algunas historias de las que seguramente sacaré algo interesante para llevar a la pantalla”.

Uno de los miembros de su corte me señala que es el final, la ‘reina’ necesita al menos un minuto y medio para retocarse para la siguiente entrevista cara a cara. Finalizo con la pregunta típica: ¿Qué tan materialista es la ‘chica material’? “No te dejes engañar por las apariencias. Lo que poseo no significa nada si no soy feliz (sonríe). Me siento privilegiada al poder tener acceso a lujos como ropa de grandes diseñadores, a obras de arte, o cosas así, pero eso no es lo que mueve mi vida”.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized